Puntos clave en la educación del futuro

Publicado el

educacion futuro

El modelo educativo que tenemos actualmente está pasado de moda. La tecnología avanza a grandes pasos, pero las matemáticas se siguen enseñando en la pizarra de las clases, en muchas ocasiones con triza y fondo verde.

No es que no me gusten las pizarras, la tiza me ha enseñado mucho sobre ecuaciones diferenciales en mi vida, pero estoy seguro que hay formas más atractivas e intuitivas para enseñar ciertos conceptos. Y no solo hablamos de matemáticas, hablo de historia, de gramática, de inglés… hay que ponerse las pilas.

En Forbes hacen un buen repaso al tema, y destacan algunos pilares importantes para poder discutir el mundo educativo en el futuro:

Desigualdad de acceso: No podemos seguir permitiendo que solo los «ricos» con acceso a internet tengan la posibilidad de disfrutar de los avances en el mundo de la educación. Hay millones de alumnos sin acceso a computadoras portátiles o tabletas, ni a Internet, y esta pandemia ha puesto el problema encima de la mesa una vez más. Las clases remotas son perfectas para quien tiene recursos.

Hay empresas que se mueven en este sentido, como Byju, que, según CNBC, recientemente eliminó su tarifa de solicitud de aprendizaje remoto para los estudiantes y su objetivo es ayudar a «los niños en comunidades remotas con acceso deficiente a una enseñanza de alta calidad». pero se necesitan movimientos a una escala global.

Capacitación para educadores que personaliza el aprendizaje: Los profesores han sufrido mucho durante la pandemia. Muchos de ellos no están acostumbrados al mundo digital, nadie les ha enseñado, y han tenido que aprender sí o sí, a las prisas.

Los distritos escolares deben prepararse no solo para implementar nueva tecnología, sino también para garantizar que los maestros estén capacitados adecuadamente para usar las nuevas tecnologías y solucionar problemas en un aula o entorno virtual.

Ya podemos crear estrategias de educación en varios niveles de desarrollo del aprendizaje. En Forbes lo dejan claro:

[…] Los dispositivos, programas y software se crean constantemente para ofrecer tecnología más inteligente para todos, brindando oportunidades de aprendizaje inclusivo y nivelando el campo de juego para aquellos que históricamente se han quedado atrás.

Pero de nada sirven los recursos si no hay gente que pueda usarlos.

Realidad virtual: Llevamos muchos años hablando del tema, pero la realidad virtual (VR) y la realidad aumentada (AR) continúan tratándose como juguetes en la mayoría de los ambientes. La integración de realidad virtual ha demostrado estimular la creatividad entre los estudiantes, ayudarlos a retener información y aumentar su participación en la lección, pero tener unas gafas para cada estudiante, con software de calidad y profesores preparados para enseñar de esta forma, aún es un reto que hay que superar.

Una nueva estructura en la educación superior: Muchas universidades no solo se inclinan por la tecnología, sino que la están adoptando por completo. Como parte de su informe especial de aprendizaje, The New York Times destacó el Sandbox ColLABorative, un brazo de Southern New Hampshire University que permite a los estudiantes explorar ideas innovadoras para dar forma al futuro de la educación universitaria. A través de esta asociación, los estudiantes universitarios han podido evaluar teorías sobre el aprendizaje de idiomas utilizando VR o incorporando asistentes de enseñanza de IA.

Aún así, es una excepción. En general, las universidades siguen dando clases de la misma forma que lo hacían hace 20 años.

Hay mucho camino por recorrer, y tenemos que empezar a mover las piernas o nunca llegaremos al destino: aprender más y mejor.