Twitter símbolo indiscutible de la nueva educación

… Nuevos profesionales para un modelo productivo basado en las emociones; alimento de la economía.

Uno de los grandes obstáculos que se encuentran las marcas cuando se lanzan al universo del Social Media, se explica por la falta de conocimiento que implica un entramado online, ubicuo, multicanal e híper conectado, como el actual.

Hablamos de emociones y experiencia del consumidor como variables que nos ayudan a estar más cerca del ansiado ROI, hablamos de construir relaciones sociales basadas en los valores, los compromisos y las cualidades que nos diferencian de los animales y para ello, nos acogemos a las infinitas posibilidades que nos brinda la nueva Internet, en el marco de la formación y la educación. ¡ Hablamos de empresa!

Hoy y con tan sólo dos clics, podemos acceder a un mundo ilimitado de recursos, aplicaciones e información de alto nivel de calidad, que nos permiten – si así nos lo proponemos- dar un giro innovador a cualquiera que sea nuestra experiencia previa.

Mientras los sistemas tradicionales se desmoronan y se dirimen conflictos de naturaleza siempre social, la red nos muestra un nuevo mundo en el que para entrar, debemos cambiar.

¡Y es ahí donde se produce el primer obstáculo para las marcas! , nos está costando aceptar que debemos aprender – constantemente- y relacionarnos bien- siempre- y mientras esto no se produzca, estrategias, campañas y acciones, no servirán más que para perecer bajo los efectos de las crisis de reputación e influencia.

Nos cuesta aceptar que las relaciones sociales y la calidad de las mismas, son determinantes en la evolución de la nueva economía e indispensables para consolidar una nueva empresa social.

Cuando hablamos del entramado social, cuando pensamos en consolidar una marca y utilizar para ello los beneficios que nos brinda el social media, no podemos abstraernos de lo importante que es para las generaciones que se están formando ahora, lo que estamos haciendo con cada una de nuestras acciones.

Tomemos como ejemplo a Twitter quien nos entrega información de primer nivel para entender cómo serán los profesionales del futuro, qué cualidades desarrollarán y cómo se llevará a cabo el modelo productivo que permite el crecimiento de las economías.

Twitter,  símbolo indiscutible de la nueva educación

Generación 140, ideas claras, mensajes honestos. Profesionales concretos, capaces de transmitir un mensaje en 140 caracteres. Síntesis, conocimiento, psicología, semántica y, por su puesto, honestidad y compromiso.

Emoción y #hashtag. Identificar el mensaje y asignarle una palabra. No podemos olvidar que la forma en la que se está construyendo el nuevo modelo productivo por el que transitamos, se vincula cada vez más, a la entrega de servicios personalizados. Al igual que sucede en Twitter, la nueva formación, la inclusión del Social Media en la sala de clases, dota a los profesionales del mañana de la capacidad par asignar una palabra clave a las emociones. ¡Qué mejor forma de identificar necesidades y entregar soluciones personalizadas, innovadoras finalmente!

¡La información es libre! Twitter es una plataforma de la misma forma que la sala de clases de la universidad constituye la herramienta. No nos olvidemos que lo primero que debemos ser capaces de producir en éste nuevo modelo productivo es calidad y además… debemos transformarla en palabras que impacten y emocionen. Muchas horas de investigación, mucho seguimiento de los “grandes” mucha interacción social, nos hace falta para lograr un modelo formativo derivado de la interacción. Igual que en Twitter, la calidad está en lo que se comparte.

Si alguien te enseña, compártelo. La información ha dejado de ser un símbolo de poder. Hoy todo se comparte en tiempo real y con tan sólo un clic. Cuanta más calidad compartas, mayor será tu influencia que, finalmente no define más que al conocimiento, la capacidad de aprendizaje y el talento que se desprenda de aquello que consideras “digno” de compartir. Los docentes hoy son líderes que muestran su propia influencia y los cimientos sobre los que la construyeron y Twitter es sin duda, un aliado indispensable en la formación de nuevas generaciones de profesionales.

Podemos concluir por lo tanto que las redes sociales nos han hecho un gran legado, ya que nos permiten formar a las nuevas generaciones en la capacidad para “crear” soluciones a través de las relaciones sociales, el uso eficiente de los recursos y el trabajo en equipo.

¡Así es como construimos comunidad finalmente, como satisfacemos necesidades ajenas que nos entregan los recursos para satisfacer las propias y, sin duda, parece ser la única forma de lograr poner en marcha nuevamente el tren de las economías!

Carolina Velasco