Optimizando una web para Google Panda, primera parte

 

Hubo un día en la historia de la red en que apareció Panda, el nuevo algoritmo que determinaba el SEO y las búsquedas en Internet, por supuesto de la mano de Google y nuevamente todo cambió; lo que valía hasta ese día ya era pasado y se volvían a escribir las recetas para el éxito del SEO.

Da lo mismo si hablamos de un nuevo portal web o de rediseñar un sitio ya existente, lo cierto es que las reglas del juego han cambiado y Panda nos ha doblegado, si queremos mantener o mejorar nuestro posicionamiento web, hay que conocerlo y saber cuales son las nuevas normas, que no son más que una vuelta de tuerca a las de siempre y acorde con el objetivo de Google de entregar a los usuarios una experiencia de búsqueda eficaz, rápida y de alta calidad.

Para los incrédulos e incrédulas un dato; desde la puesta en marcha de Panda, el nuevo oso del SEO, el 12% de los sitios posicionados han visto seriamente afectado su ranking; mucho más que en cualquier otra actualización anterior, condenando al descenso a cientos de miles páginas que no cumplían con el único requisito que exige Google: Calidad.

La calidad es el factor determinante actualmente para decidir quién aparece y quién desaparece y, como se trata de un modelo exacto y que conjuga hábilmente factores objetivos y creativos: métricas, diseño y contenidos.

Optimizando una web para Google Panda

El primer y obligatorio paso es plantear un diseño que atraiga y enganche a los usuarios, usabilidad e imagen tienen que ponerse a tu servicio y al de los visitantes, ofreciendo áreas claras de contenido, un layout visual amigable, botoneras intuitivas, todo ello para capturar y hacer que nuestro visitante, potencial cliente, usuario habitual, etc, pueda dedicarnos gran parte de su tiempo.

La gran meta de Google es la de analizar los sitios web como si fuera humano para determinar el consiguiente posicionamiento, por lo que a partir de ahora, el diseño será uno de los criterios evaluados para determinar la calidad.

El nuevo algoritmo cuando escrutina tu sitio presta espacial atención a métricas de habitual análisis en el Google Analytics que reflejan comportamiento de los usuarios y que permiten cuantificar su experiencia:

Porcentaje de rebote
Tiempo de permanencia en el sitio
Cantidad de páginas visitadas por un mismo usuario
Tasas de conversión
Tiempos de respuesta

Lo que ha hecho Google con Panda es precisamente cuantificar la respuesta del usuario al visitar un sitio web, tomando esta información como un lógico y claro indicador de calidad en la simple ecuación:

calidad=reacción de los usuarios

Con respecto a los tiempos de respuesta si bien no forman parte del diseño, son vitales, ya que inciden directamente en la experiencia del usuario… A mayor usabilidad, mejor SEO, por lo que a cuidar la optimización y también la calidad del servicio de hosting que tengamos contratado.

Redacción, ortografía y gramática ya no son los últimos de la fila

Sin duda todos recordamos, ya que no hace mucho de ello, la época en que todo era muy importante a la hora de desarrollar un sitio web: El diseño, el logo, los colores, el tipo del texto, las imágenes y siempre –o casi siempre- al final alguien decía “vale y ahora que le ponemos”, con la consiguiente respuesta “lo que tengamos, lo que nos manden los de x departamento, lo que buenamente se te ocurra o copiamos el texto del catálogo” con una o múltiples fallas en la transcripción de los textos, tanto en redacción, gramática y la siempre tan olvidada ortografía.… Pues eso se acabó.

Google evalúa de forma permanente la calidad de millones de sitios en toda la red, tal como lo indica Matt Cutts en este vídeo publicado en Youtube en el que explica claramente –en inglés y con subtítulos- la directa relación que existe entre la relevancia en el Page Rank y la calidad técnica de la redacción.

La conclusión es simple si quieres mayor Page Rank la gramática y redacción de los contenidos deben ser perfectas, algo que si bien requiere un esfuerzo mayor, abre las puertas al posicionamiento.

Contenidos de calidad, una vez más

A todos nos gustan los contenidos de calidad y a Google también; acaso no es agradable encontrar un sitio en que se resuelva nuestra búsqueda, los contenidos sean originales, con abundante información, expuestos de forma clara y convincente.

Si tu objetivo es conseguir un SEO perfecto, no puedes dejar de tener muy en cuenta la calidad de lo que publicas, será determinante no solo para el posicionamiento, sino que también para el enganche con tu público objetivos y tus mercados.

Recomendaciones para el contenido de calidad hay muchas, partiendo de la base común que tenemos una información que contar, con el desafío de cómo y qué, soportes, formas expresivas y estilos.

Independiente si lo haces con vídeo o en verso, la calidad del contenido publicado debe ser de alta calidad, perdón por la insistencia, pero es así, el objetivo debe ser convertirte en un referente no solo para los usuarios, sino que también para la competencia sobre tus niveles de conocimiento y manejo de la información, todo esto fomenta la actividad social, en forma de “me gusta”, “shares” y retweets, por ejemplo, lo que aumenta el tráfico y, en consecuencia… el posicionamiento.

Las recomendaciones de Google sobre la calidad del contenidos son simples, pero concluyentes, básicamente. Se trata de una serie de preguntas que nos permiten evaluar la calidad del contenido, tales como:

¿Confiarías en la información publicada en tu artículo, si no fuese tuyo?

¿El autor del artículo es un experto reconocido, un especialista en el tema o una persona que lo domina ampliamente o es un refrito de difícil comprensión, escasa veracidad y pobremente escrito?

¿Tu información publicada entrega contenido original, en términos de búsqueda, análisis e investigación, aportando nuevas visiones sobre un tema?

Los tiempos aquellos de publicar cualquier cosa han quedado atrás, ahora para un buen SEO bajo Google Panda la calidad de los contenidos está en primera línea junto a la optimización y el diseño.

Con todo esto tenemos suficiente información para analizar y poner en práctica. En una próxima entrega abordaremos los demás aspectos para posicionar con Google Panda y no morir en el intento.

Jorge Shand