Alphabet Inc. La nueva Hidra. ¿Cómo reaccionará su principal rival?

Ya han pasado seis meses desde que Google experimentó una reestructuración empresarial, lo que dio como resultado a Alphabet Inc. La idea original era simple, dar independencia a sus proyectos e innovaciones (lo cual incluye a las divisiones de “Other Bets” y “Other Revenues”) con respecto al resto de la compañía, para que estas no interfirieran en los negocios de la empresa, ya que las innovaciones no suelen resultar atractivas como activo financiero. Simplificándolo, podríamos decir que con esta jugada la compañía pretendía separar la parte rentable de la parte más “incierta” en cuanto a beneficios se refiere. La respuesta no se hizo esperar, cuando, al presentarse sus datos económicos anuales, las cifras hablaron por sí solas. Más de 16.000 millones de dólares con una subida del 15.6% en comparación con el año anterior. Arrebatándole el puesto así al otro gigante Apple, con un valor en bolsa de 570.000 millones de dólares frente a los 535.000 millones que vale la compañía de la manzana. Pero, entrando en detalles, ¿qué ha hecho que la situación cambie? Parece ser que la diversificación que ha ejecutado Alphabet le ha dado ventaja en el juego.

Esta división ha dado más libertad a las ramas satélite, encargadas de desarrollar distintos proyectos donde la compañía matriz pone especial interés de cara al futuro. Algunos de ellos son Google X, que aborda investigaciones como los automóviles sin conductor, mensajería con drones, la inteligencia artificial o lentes de contacto que detectan diferentes niveles de glucosa. Otra de las ramas de Alphabet que se encarga de las innovaciones es Calico, que trabaja en el campo de la longevidad y las enfermedades relacionadas con el envejecimiento. Además de estas últimas existen otros proyectos relacionados con la domótica, conexión a internet o incluso aplicaciones militares, desarrollados por otras divisiones como Nest, Fiber o Robotics. Todo esto ha sido posible gracias a Google Ventures, que nació como un fondo de capital riesgo, cuyo propósito era financiar a empresas tecnológicas emergentes. Inyectando una cantidad inicial de 300 millones de dólares hasta terminar hoy en día con la nada despreciable cifra de 425 millones.

akphabet

Una de las numerosas tácticas que han funcionado de maravilla para Alphabet ha sido el incremento de las búsquedas por medio de teléfonos celulares, el cual ha dado un empujón significativo a los ingresos. Puesto que en los teléfonos Android, Google aparece como buscador predeterminado al igual que YouTube como reproductor de vídeo. El uso de ambos da como resultado lo que Ruth Porat (directora financiera de Alphabet) llama “publicidad programática”. Lo cual es un algoritmo que “lee” el rastro que dejamos al utilizar cualquier producto de Google (como Gmail, Google Maps o el propio buscador).

Mientras tanto, ¿qué pasa con Apple? Lo cierto es que la empresa está lejos de pasar por un mal momento. Cerrando el último trimestre con un volumen de ventas superior a 70 millones de iPhones y con el consiguiente record de beneficios en su historia. (18.400 millones de dólares). A pesar de ello hay varios factores que no actúan a favor de los intereses de la compañía. Como una desaceleración en el mercado de la telefonía, donde el smartphone ya no experimenta los niveles de venta tan explosivos del pasado. Un dólar fuerte, ya que un tercio de las ventas de Apple tienen lugar fuera de EEUU, lo cual ahoga los ingresos del fabricante. El iPad no termina de despegar, la caída del 20% en el número de ventas indica que el mercado de las tabletas electrónicas no va a seguir los pasos del mercado de la telefonía. Ya que, debido a su comúnmente alto precio, parece estar orientado a un determinado sector de la población profesional. La economía china, un mercado donde la empresa se ha sabido manejar con extrema soltura, ya parece haber tocado techo en cuanto ventas potenciales se refiere, donde la marca goza de gran popularidad en los entornos más urbanos del país oriental. Y, por último, un listón demasiado alto, los analistas prevén que después de una racha alcista, incrementando cada trimestre sus beneficios, en el siguiente cuarto de año la compañía anunciará pérdidas por primera vez en 13 años.

Ante tal perspectiva, Apple se plantea nuevos retos que, espera, le llevarán de nuevo a la cabeza del sector. De este modo, planea producir su propio contenido para iTunes, poniendo en marcha un proyecto inspirado en el éxito que ha tenido Netflix. Dejando así de mostrar, únicamente, contenido de terceros y apropiarse de la exclusividad del producto. La estrategia, no sólo optimizaría sus beneficios, si no que sería un importante reclamo para potenciales clientes que en un futuro piensen en subscribirse a dicho servicio. Por el momento todo esto sólo es una idea ha surgido y no podemos calificar esta noticia con otra palabra que no sea la de “rumor”. Ya que no hay confirmación alguna por parte de Apple.

Anteriormente ya se conocía que la compañía estaba interesada en la compra de Time Warner, lo que le daría el control de CNN, Turner Sport e incluso algunas series emblemáticas de HBO, como Juego de Tronos.

Artículo escrito por Gerardo Aranda, de www.accuracast.com para WWWhatsnew

Invitado