Aprobada la construcción de un nuevo telescopio gigante en Hawaii

tmt

Las quejas provenientes de activistas hawaianos quienes, desde hace mucho, se oponían a la construcción de un telescopio de 30 metros sobre el volcán Mauna Kea, han sido ignoradas. Esto, tras haberse autorizado la construcción de esta imponente estructura por parte del gobernador de Hawaii, Davi Ige.

Dicho anuncio había sido esperado con ansias desde el año por la comunidad de astrónomos, así como por los activistas culturales de la isla quienes se encontraban a la espera del fallo emitido por la Corte Suprema de Hawaii, quien autorizo la construcción del gigantesco telescopio la cual iniciará en el mes de julio.

El gobernador Ige expresó que “Todos somos administradores de Mauna Kea”, señalando, además, su compromiso en respetar los derechos y tradiciones culturales del pueblo hawaiano, incluyendo también las expresiones de aquellas personas en contra de la obra, ante lo cual indicó “Esta decisión de la Corte Suprema de Hawaii es la ley del país y debe ser respetada”. Junto con esto, Ige exhortó a los detractores a seguir debatiendo lejos de la montaña considerando que las condiciones ambientales del lugar suponen un riesgo para la seguridad de las personas que allí habitan.

Estas declaraciones podrían no ser las ultimas palabras del gobernador en relación al tema, ya que, desde hace tiempo se viene generando una disputa entre el pueblo y el gobierno de la isla por el control de las laderas de lava petrificadas del volcán, en el cual los activistas alegan que la montaña se ha contaminado producto de las construcciones de telescopios anteriores. De acuerdo con declaraciones ofrecidas por los hawaianos, muchos seguidores y protectores de las costumbres y tradiciones ancestrales de la isla, la construcción de los telescopios en la cima de la montaña ha perjudicado sus prácticas religiosas y culturales.

De cumplirse el propósito, este telescopio sería el de mayor tamaño de su clase en el hemisferio norte, cuya construcción estará a cargo del observatorio internacional TMT, teniendo un costo de 2 mil millones de dólares, contando también, con la participación de la Universidad de California y el Instituto Tecnológico de California junto a representantes de la comunidad astronómica de Canadá, India, China Y Japón.

Su óptica adaptativa y sus capacidades espectroscópicas permitirán a los astrónomos explorar el período en la vida del universo cuando se formaron las primeras estrellas y galaxias, proporcionando información sobre la naturaleza de los objetos de “primera luz” y sus efectos en la evolución del universo.

Podéis leer más sobre el proyecto en www.tmt.org

Juan Diego Polo

Estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en la UPC (Barcelona), trabajando como ingeniero, profesor y analista desde 1998 hasta 2005, cuando decidió emprender creando wwwhatsnew.com.