Marketing digital, ¡No sin equipo!

Publicado el

Producto de la experiencia y compartiendo totalmente las corrientes de pensamiento que indican que las empresas se sumarán cada vez más a las redes sociales desde donde gestionarán sus relaciones con clientes, aliados y proveedores, debo reflexionar acerca de los profundos cambios que enfrenta la empresa actual.

Mucho se habla de la necesidad de escuchar, incitar al diálogo, compartir, medir e interactuar, mucho se habla de incluir a la imagen y el ví­deo como elementos generadores de diálogo, mucho se habla de co-crear con los clientes, de compartir las imágenes y hechos a través de los cuales vamos construyendo una relación de confianza y credibilidad pero”¦.

”¦Y ¿qué hacemos a nivel interno? Marketing digital, ¡¡no sin equipo!!

© denis_pc - Fotolia.com
Si analizamos detenidamente las razones por las que los clientes se quejan en las redes sobre los productos y servicios ofrecidos por las empresas, nos encontramos en primer lugar con carencias importantes en términos de atención lo que, seguido inmediatamente de productos y servicios mediocres, conforma el panorama actual de las crisis de reputación de las empresas.

Las grandes empresas tienen ante sí­ enormes desafí­os y, decimos desafí­os porque existe uno en cada uno de los colaboradores, en cada una de las personas que integran el proceso productivo, el equipo de trabajo.

No es un tema menor que la empresa tradicional aún está presente no sólo en el subconsciente colectivo, sino también en el mundo real actual. En Chile por ejemplo, el porcentaje de penetración de la empresa en el universo de los Social Media, es aun minoritario, aunque las cifras auguran un fuerte crecimiento en las inversiones para esta área en 2013.

Es lógico pensar que para una empresa tradicional el momento actual es complejo, se han incorporado hábitos tendentes a la motivación, capacitación y entrega de herramientas para la mejora del clima laboral, pero aún no se han acometido los cambios necesarios en la forma de concebir la productividad, para lograr adecuar el proceso a las “reglas del juego” impuestas por los Social Media.

La empresa actual debe entender que una estrategia de marketing digital eficiente, pasa por una integración perfecta como un elemento más en los planes globales de empresa y siempre de la mano del trabajo en equipo, de la suma de talentos.

Debemos aceptar que construir una imagen, es imperativo, no somos nada si no tenemos un buen branding, si nuestra influencia no destaca, si no tenemos un valor diferenciador y si no logramos construir una óptima red de contactos.

Pero sobre todo, debemos aceptar que los años en los que las sillas de oficina eran vitalicias, han pasado a la historia, hoy la empresa, las organizaciones, triunfan en la medida en la que la pasión es el motor que mueve a todo aquél vinculada con la marca.

El marketing aún tiene grandes beneficios que entregar”¦ sólo cuando seamos capaces de entender que el modelo productivo cambió de la mano de un consumidor expuesto a la información sin lí­mites y por lo tanto más preparado, es que estaremos capacitados para mantener nuestras energí­as focalizadas en la entrega de servicios, productos, acciones y comportamientos, centrados en la confianza, la credibilidad, la ética y el compromiso.

Cambios profundos e intensos los que enfrentamos, como parte de la empresa y como parte del nuevo orden social, de la nueva economí­a y la nueva forma de comunicarnos, no podemos solos”¦¡¡ No sin equipo!!

Comparte en: