3 grandes mitos del marketing de contenidos o la ardua labor de definir la “calidad”

Publicado el

© Petr Vaclavek - Fotolia.com

El marketing de contenidos está de moda”¦ las últimas noticias nos han llegado, como no podí­a ser menos, de la mano de Google, sí­ a poco más de un año y tras pasar la barrera psicológica del mes de abril, hace acto de presencia Google Penguin y vuelve a revolucionar a la red. Si bien es cierto que los más perjudicados han resultado aquellos negocios que basaban su posicionamiento en un excesivo trabajo de SEO, es también una realidad que el todopoderoso se pone mucho más estricto en lo que se considera contenido único y de calidad.

Tal es la demanda de contenidos optimizados para impactar en las emociones de un consumidor cada vez más multicanal, formado e hí­per conectado, que requiere que nos focalicemos en desterrar los que se consideran como los 3 grandes mitos del marketing de contenidos.

Acción social= crecimiento. ¡Error! Las redes sociales tienen en su haber la magia de su polvo de estrellas, de eso no cabe ninguna duda, pero también es cierto que hoy, sabemos que hace falta mucho más que un re-tweet en un texto para lograr la conversión de nuestros seguidores, si aceptamos que un tweet vive aproximadamente una hora, el verdadero desafí­o radica en lograr que, dentro de ese tiempo, nuestro contenido siga viajando por la red. ¡No nos engañemos, el valor agregado de la información genuina obtenida del análisis y la asimilación de información, es lo que da vida a nuestros contenidos!

Tráfico = éxito. ¡Segundo gran error! Atraer tráfico no es más que la fase 1 de la consolidación de tu marca, debemos tener en cuenta que el gran enemigo de las marcas es el rebote y las tasas de conversión bajas. No sirve de nada que encuentres las mejores palabras clave de impacto para tu target si el contenido con el que se encontrarán no responde a sus expectativas. La clave para lograr el éxito con una campaña de marketing de contenidos están en la capacidad de éstos para generar diálogo y conversión, en acción simultánea.

Marketing de contenidos = punto de venta. Resulta curioso pero, os habéis fijado como las redes “premian” con acción social cuando compartimos contenidos ajenos de calidad y sin embargo, un contenido eminentemente comercial pasa desapercibido? Esto es así­ porque el consumidor actual quiere vincularse con la marca, el blog no debe ser utilizado como canal publicitario o punto de venta. La consigna del marketing de contenidos de responder a las emociones a cambio de la evangelización, por lo que la vertiente comercial queda en el marco de las estrategias globales de la marca.

Estos 3 son los grandes mitos asociados al marketing de contenidos, ignorarlos deriva en campañas que no encuentran la aceptación social, no generan diálogo y no son compartidos, nos encontramos ante un momento en el que el talento es mayor cuanto más innovadores y genuinos sean nuestros contenidos.

Y vosotros, ¿cuáles son vuestros mitos sobre el marketing de contenidos?

3 comentarios en “3 grandes mitos del marketing de contenidos o la ardua labor de definir la “calidad”

  1. Hola Carolina gracias por cpartirnos esta información. Existe algún libro especializado en este tema? Ingles o español ?
    El punto 1 no me quedó muy claro
    Muchas gracias.
    Tienes face o twetter, blog ?
    Saludos

  2. Estoy de acuerdo contigo. No solo son tres mitos, yo agregarí­a otro: unfollows = fracaso. No, si nos dejan de seguir hay que analizar bien el porque de ese unfollow, casi siempre tiene que ver con cuestiones diversas a nuestro contenido.

    Saludos!

  3. Me encanta la imagen que habéis encontrado 🙂

    Si bien es verdad que hay que desmitificar el marketing de contenidos, no podemos negar las ventajas que conlleva. Nosotros repetimos a los clientes que un contenido que habla de sí­, de sus productos y demás es aburrido y no suele despertar interés. Por eso les comentamos la regla del 1/10 en etrategia de contenidos que dice que habrí­a que hablar de tí­ y tus productos solamente una vez cada 10 contenidos, como mucho.

    Un placer leerles