Ví­deo marketing vs. Anuncios de televisión; más interés = mejor recuerdo

Publicado el


Qué los paradigmas asociados a la publicidad han cambiado es una realidad imposible de eludir”¦ que las nuevas generaciones, 100% tecnológicas, encuentran en la conectividad permanente una forma de hacer saber a las marcas cuales son sus necesidades y que éstas- las marcas- encuentran en las plataformas sociales la información necesaria para implementar campañas tendentes a “crear” nuevas necesidades, también lo es.
También es una realidad que no sólo la publicidad está cambiando, sino más bien podrí­amos establecer una intrí­nseca relación entre la necesidad de establecer comunidades eficientes, confiables y comprometidas, el auge de la telefoní­a móvil y los cambios estructurales en los hábitos de consumo.
Un triángulo poderoso a través del cual se asientan los pilares que sustentan el nuevo modelo de consumo e incluso, el nuevo orden social.
Consumo que expande sus tentáculos y consolida a las redes sociales ”“como estandarte de la conectividad- y al ví­deo- como la nueva forma de satisfacer necesidades, en el punto exacto de las nuevas tendencias.
Ha sido Afectiva´s, quien ha realizado un estudio a través del cual se concluye una fuerte tendencia a prestar más atención a los anuncios y publicidad en formato ví­deo que los tradicionales anuncios de televisión.
Aspectos relacionados con el bienestar del espectador procedente de los modelos utilizados, donde la empatí­a y las emociones se equilibran, en lo que parece ser la piedra filosofal de éstas tendencias.
Dentro de las principales ventajas del videomarketing sobre los anuncios de televisión tradicionales, se destacan:

• Mejor percepción cognitiva
• Mayores emociones positivas
• Reducción de los niveles de ansiedad


El estudio informó que la sensación de estar prestando atención a publicidad destinada eminentemente para “vender algo”, es mucho menor en relación al videomarketing que a los anuncios clásicos de televisión, donde los usuarios pueden interactuar con las marcas y perciben los esfuerzos de éstas por satisfacer sus necesidades.
Así­ mientras los usuarios prestaron atención a los anuncios procedentes del ví­deo marketing en un 18% los clásicos anuncios de televisión fueron atendidos por un 8,5%.
Pero vamos un poco más allá de las cifras. Por qué el ví­deo marketing tiene efectos tan positivos para las marcas y los espectadores.
Más allá del recuerdo, más allá de la mejora en la cognición y mucho más allá de la empatí­a con el nuevo modelo y, por lo tanto, de todo lo relacionado con las nuevas tendencias sociales, estamos transitando hacia un ciclo de máxima conectividad, una fusión inevitable entre la máquina -cada vez más humana y social- y los seres humanos, cada vez más integrados dentro de comunidades eficientes en términos de producción y consumo, unidas por necesidades e intereses conjuntos y dinámicos.
Adicionalmente el auge y penetración de los smartphones en nuestros hábitos y costumbres, derivan en una transmutación de los contenidos que encuentran en el ví­deo potentes aliados para mantener en auge la reputación asociada a las marcas.
No debemos olvidar que ésta eclosión social, esta revolución tecnológica está transitando hacia su periodo de maduración, por lo que el equilibrio entre las relaciones fí­sicas y los tecnológicos comienza a ser un nuevo paradigma y, el videomarketing, es una técnica que tiende a fortalecer las relaciones sociales.
Así­ se produce una paradoja de interesante estudio a través de la cual, los periodos destinados a la publicidad mientras se ve un programa en televisión son utilizados por lo usuarios para acceder a sus redes sociales desde sus smartphones, lo que minimiza el impacto de la publicidad tradicional emitida durante el programa que se está visualizando.

La publicidad tradicional por lo tanto, los clásicos anuncios de televisión son evitados por el 62% de los televidentes, mientras que la publicidad en formato ví­deo se evita por el 40%.

No cabe duda alguna que la publicidad tradicional, los anuncios publicitarios emitidos en televisión viven un momento de caí­da libre, si bien aún no se ha compensado esta caí­da con un auge del ví­deo, si los usuarios están de acuerdo en un aspecto: la calidad de la publicidad a través de ví­deo marketing responde mejor a sus necesidades debido a la segmentación y, por lo tanto, entrega mejor calidad.
La publicidad online se genera a partir de los estudios de las marcas tendentes a identificar e incluso crear, nuevas necesidades, es la continuación de los contenidos tradicionales adaptados al formato móvil y por lo tanto, facilita el recuerdo al responder a necesidades reales manifestadas por los usuarios en su interacción con las marcas.
En conclusión podemos establecer como fortalezas del ví­deo marketing vs. La publicidad en TV:

• Mayor compromiso y viralidad
• Establecimiento de ví­nculos con las marcas a través de la obtención de respuestas a necesidades e intereses
• Mayor nivel de atención e interés
• Auge de la conectividad como gran aliado de la nueva publicidad en formato ví­deo.

Transitamos hacia la Web 3.0 o Web ubicua donde el ví­deo adquiere un papel preponderante en los hábitos y tendencias, así­ como para las marcas, las aplicaciones ad-hoc, tipo realidad aumentada, sitúan al espectador en un contexto que aún, para la mente humana ”“mucho más ralentizada en su adaptación, especialmente para las generaciones mixtas- se asemeja al género de ciencia ficción, lo que dota al ví­deo online de altas dosis de entusiasmo y sorpresa”¦ que finalmente, es lo que cautiva a los usuarios.

2 comentarios en “Ví­deo marketing vs. Anuncios de televisión; más interés = mejor recuerdo

  1. Por supuesto que una campaña de videomarketing, bien segmentada, tiene la capacidad de producir mayores impactos sobre los consumidores a los que se dirige, pero seguirá teniendo los problemas de intrusismo si no se consigue hacer de manera que sea aceptada por el expectador.En televisión la segementación en base a las programaciones y horarios también se intenta, pero es más complicada debido a que normalmente se presta menos atención al no estar realizando ninguna tarea al contrario que al navegar por internet, ver algo en el móvil…Eso hasta la llegada de aplicaciones que integren varios de esos conceptos (atención, recompensa, competición, recuerdo, participación). Aún queda mucho por hacer.