¿Qué podemos esperar de Facebook en el futuro?

Publicado el


Si tenemos en cuenta que en el año 2005 no existí­a Facebook y que en 2006 se consolidaba como una red cuyo principal objetivo era mantener activas las relaciones sociales de las personas, comprenderemos lo complejo que resulta augurar el futuro de la red social.
Lejos de su objetivo primigenio, las fortalezas en torno al desarrollo seguido por la red social, la consolidan hoy como un punto de encuentro para el Business, personas y profesionales al servicio de los negocios y la red social como el nuevo World Trade Center virtual.
El futuro siempre es incierto y aunque esto pueda parecer una obviedad, no lo es tanto, pensemos que la evolución y el desarrollo desde aquella Web de datos o Web 1.0 ha sido vertiginosa y únicamente se ha logrado gracias a que son las personas y su naturaleza única las que han ido aportando novedades al que hoy ya se ha consolidado como el nuevo modelo de negocios y la plataforma donde se produce el devenir del nuevo orden social.
Y si bien es cierto que conocemos aspectos inherentes al futuro de los social media de la mano de las aplicaciones para dispositivos móviles que proliferan en el objetivo primordial de mimetizar las fortalezas de los seres humanos con las de la tecnologí­a, es bien cierto que el cambio de modelo de negocios ha llevado a un ciclo en el que el principal objetivo radica en fusionar a todos los intervinientes.
Los desarrolladores de aplicaciones conocen de primera mano y gracias a la generación de nuevas necesidades lograda por las distintas aristas del nuevo marketing, se produce con el total conocimiento de los clientes a los que van destinados, al fin y al cabo, el objetivo final es la satisfacción de los consumidores.
Lo que se denomina futuro de las redes sociales o más habitualmente como futuro de Facebook, no es tan lejano. Pensemos que en el momento actual, un estudio llevado a cabo por el Ministerio de educación en Estados Unidos, rebeló que todos los modelos educativos están incluyendo las aplicaciones para dispositivos móviles entre sus productos, ya existen apps que ayudan a los niños a aprender a leer y adquirir un vocabulario más extenso e incluso, existen aplicaciones que favorecen el desarrollo de habilites para niños autistas o con sí­ndrome de asperger.

Y si los modelos educativos han cambiado tras la llegada de las redes sociales haciendo de estos una relación bidireccional basada en la interacción y el diálogo, es más que evidente que las aplicaciones de Facebook en el campo de la educación son ya hoy, una realidad para las nuevas generaciones.

Generaciones de profesionales 100% tecnológicos que están más preparados que sus superiores; analógicos o en su defecto, mixtos.
Sin embargo, la educación no es el único í­tem que se ha visto influenciado por el efecto de las redes sociales, negocios, turismo y salud, son algunos de os campos de acción para los que la Web 2.0 y obviamente, la Web 3.0, han sido grandes exponentes.
Así­ nos enfrentamos a un futuro que podemos aventurar; publicidad hí­per segmentada y localizada, avances de relevancia en el mundo de la medicina y especí­ficamente en la puesta en marcha de nuevos procesos tendentes a aumentar la calidad de vida, un mundo aún por descubrir que únicamente depende de la innovación y creatividad de los aproximadamente 14 millones de personas que centran su actividad en el desarrollo de aplicaciones móviles.

El Facebook del futuro, no sólo negocios


Si bien es cierto que son cada vez más las empresas que han encontrado en Facebook la plataforma idónea para relacionarse con su público objetivos, la máxima eficiencia en relación a la captación de nuevos clientes se ha logrado gracias a la evolución y desarrollo de los preceptos sobre los que hoy se asienta el SMM, social media marketing, una pérdida de dinero y recursos para muchos, y sin duda un aspecto imprescindible para lograr un aumento en las cifras finales de ventas para otros, gracias a la integración de aplicaciones que fomentan la compra- venta de bienes y servicios desde la propia red social, todo ello sin olvidar que está en fase de desarrollo y estudio una aplicación que permitirá realizar transferencias de fondos desde Facebook consolidando a la red social como lí­der indiscutible del e-commerce.

Integración y Matrix, una adicción insustituible e irremplazable

No es posible en definitiva, imaginar un futuro sin Facebook, la red social ha logrado la conectividad global de los usuarios a su Matrix creando además, una acción no sólo por el emprendimiento sino por la conectividad permanente.
Es por este motivo que cualquier pronostico de hoy se quedará corto para mañana, lo más importante, es tener la certeza que ni Facebook, ni Twitter, ni Google, conocen con certeza el futuro de la tecnologí­a, pero el grado de eficiencia y sobre todo, el grado de exaltación de valores intrí­nsecos a la raza humana olvidados durante la era de la especulación y la impunidad, dan como resultado civilizaciones desarrolladas, más comprometidas y mucho más creativas que lograrán seguro, salvar viejos obstáculos que han impedido durante generaciones dar un paso mas en la escala evolutiva”¦ hoy las personas somos las ratas de laboratorio de la tecnologí­a y experimentar de forma constante, es la única forma de poder analizar el futuro”¦ incluso, antes que se convierta en presente.