Google se asocia con Ford, Volvo, Uber y otros para tratar el tema de coches autónomos

coche autónomo

Ya existe la tecnología que permite a los coches recorrer las carreteras sin conductor, y funciona bien, se ha probado con éxito en varias ciudades, pero aún hay muchos obstáculos que deben superarse.

Cada estado, cada país, tiene unas leyes diferentes en este segmento, y los asuntos legales son extremadamente importantes cuando hablamos de coches que están siendo controlados por un programa. Hace varios meses ya os comentamos los problemas que podrían aparecer, algunos de los cuales os resumimos en dos puntos:

– Si el coche autónomo golpea a otro vehículo, ¿quién tiene la culpa?, ¿el dueño del vehículo, que solo es un pasajero, o el fabricante del coche, que diseño el software?
– Si el coche se encuentra con el dilema de saltar por un precipicio para no atropellar a otras personas, o pasar por encima de ellas. ¿Qué debería hacer?, ¿proteger a su dueño o salvar al mayor número de personas posibles?

Estos temas no pueden solucionarse con tecnología, necesitan ser tratados con abogados, sociólogos, filósofos… y para ello en Google han decidido asociarse con Ford, Volvo, Uber y otras compañías relacionadas con el mundo del motor para poder hacer más presión en los gobiernos y agilizar así las decisiones.

Lo comentan en reuters, donde indican que ya se está escribiendo una nueva orientación sobre los coches autónomos, donde David Strickland, ejecutivo retirado de la Administración Nacional de Carreteras de Estados unidos (National Highway Traffic Safety Administration – NHTSA), será el abogado y portavoz de la coalición.

El objetivo principal ahora es perimtir este tipo de vehículos en Estados Unidos, después empezarán a pensar en cruzar fronteras.

Juan Diego Polo

Estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en la UPC (Barcelona), trabajando como ingeniero, profesor y analista desde 1998 hasta 2005, cuando decidió emprender creando wwwhatsnew.com.