Máquinas inteligentes capaces de crear máquinas inteligentes

Publicado el

robot programando

Aunque el título parece el resumen de una película apocalíptica, estamos hablando de una tecnología que está cada vez más madura, de Inteligencias Artificiales que no necesitan la intervención humana para aprender y crear otras máquinas inteligentes.

El artículo lo publican en technologyreview.com, donde han hablando con Rui Wang, Investigador de inteligencia artificial en Uber, para mostrar lo que se está cociendo en el sector.

Cuenta con un programa llamado POET, Paired Open-Ended Trailblazer, un software que ayudó a desarrollar y que se puede definir como dojo de entrenamiento para bots virtuales. De momento solo es una Inteligencia Artificial que crea paisajes con agujeros en el suelo y muñegotes que intentan esquivar los obstáculos, aprendiendo a hacerlo mejor cada vez que ejecuta el programa, sin que nadie le tenga que decir nada. Los bots mejoran mediante prueba y error.

En este vídeo de 2019 se puede ver cómo funciona el juego:

Wang tiene un excolega, Jeff Clune, que trabaja con la idea desde hace años. Ahora trabaja en la Universidad de Columbia Británica y en OpenAI, donde tiene respaldo de uno de los mejores laboratorios de inteligencia artificial del mundo. Cree que usar la IA para hacer IA podría ser un paso importante para llegar a la inteligencia artificial general (AGI), máquinas que pueden superar a los humanos y la posibilidad de descubrir diferentes tipos de inteligencia: inteligencia no humana que pueda encontrar soluciones de formas inesperadas.

Ejemplifica esto último con un caso reciente:

[…] crearon en 2018 bots que aprendieron a jugar al escondite en un entorno virtual. Estas IA comenzaron con objetivos simples y herramientas simples para lograrlos: un par tenía que encontrar al otro, que podría esconderse detrás de obstáculos móviles. Sin embargo, cuando se permitió que estos robots aprendieran, pronto encontraron formas de aprovechar su entorno de formas que los investigadores no habían previsto. Explotaron fallas en la física simulada de su mundo virtual para saltar e incluso atravesar paredes.

Es decir, la IA podría llegar a soluciones técnicas en las que los humanos no pensarían por sí mismos, inventando nuevas formas de «pensar, nuevos algoritmos o redes neuronales, o incluso abandonando las redes neuronales por completo.

Durante décadas, los investigadores de inteligencia artificial han intentado construir algoritmos para imitar la inteligencia humana, pero el verdadero avance puede provenir de la construcción de algoritmos que intentan imitar la resolución de problemas abierta de la evolución y sentarse a observar lo que surge.

Para Clune, crear una máquina súper inteligente significa construir un sistema que invente sus propios desafíos, los resuelva y luego invente otros nuevos.

Comentan en el artículo que para Jane Wang, investigadora de DeepMind en Londres, la mejor manera de hacer que la IA sea más flexible es lograr que aprenda ese rasgo por sí misma, una IA que no solo aprenda tareas específicas, sino que también aprenda a aprender esas tareas de manera que pueda adaptarse a situaciones nuevas.

Después de comentar algunos esfuerzos que se están realizando en este sector, concluye con una frase que puede asustar un poco:

Si la IA comienza a generar inteligencia por sí misma, no hay garantía de que sea similar a la humana. En lugar de que los humanos enseñen a las máquinas a pensar como los humanos, las máquinas podrían enseñar a los humanos nuevas formas de pensar.

O eso, o volvemos al tema de las películas…