Nueva demanda en contra de Apple por obsolescencia programada en el iPhone 6

Publicado el

Apple Inc

Altroconsumo, una asociación italiana de consumidores, comunicó que le notificaron a Apple la presentación de una demanda colectiva en contra de la compañía. Las razones, obsolescencia programada en los iPhone 6, 6 Plus, 6S y 6S Plus, un caso que data desde 2014.

El anuncio de la organización italiana señala que la indemnización solicitada a Apple consta de 60 millones de euros.

La obsolescencia programada es una reprochada práctica que se le acusa a aquellas compañías que programan a través de su software una reducción del ciclo de vida de un dispositivo, aún cuando el hardware se encuentre en buenas condiciones.

La demanda italiana fundamenta que a través de actualizaciones de software orientadas a los modelos de la familia del iPhone 6, estos dispositivos experimentaron deterioros en su batería y después de instalar actualizaciones obligatorias de software, comenzaron a presentarse problemas de rendimiento que “enmascaraban” la situación de su batería.

La compensación solicitada cubre a los propietarios de los citados modelos de iPhone, que en Italia acumularon un millón de ventas entre 2014 y 2020.  Esta cifra en suma asciende a 60 millones de euros, correspondientes al importe abonado por los consumidores a causa de la condición de la batería de sus dispositivos. Este gasto promedia unos 60 euros por consumidor, dependiendo del origen de la batería, que se podía obtener desde fuentes externas o a través de una campaña de sustitución de la misma llevada a cabo por la empresa. 

Un conflicto de larga data y amplio alcance

El enfrentamiento entre la agrupación italiana de consumidores y la compañía de la manzana comenzó en el mismo año 2014, con la recopilación de los primeros antecedentes del caso. Esta información llegó a manos de la Autoridad Italiana de Competencia y Mercado en 2018, decantando este episodio en una sanción por 10 millones de euros en contra de Apple, por prácticas comerciales desleales y agresivas.

De esta forma, el tribunal confirmó, en base a los antecedentes conocidos, que las actualizaciones no presentaron información transparentes sobre las implicancias de su instalación.

Así como en Estados Unidos, una demanda colectiva por esta misma razón logró obtener $500 millones de dólares de Apple, otras agrupaciones de consumidores también han tomado iniciativas similares.

En 2020, otras dos agrupaciones europeas presentaron demandas por los mismos motivos en contra de Apple. En España, la OCU solicitó a Apple una compensación de entre 99 y 189 euros, equivalente a la suma del importe de una batería más el equivalente a un 10% del precio de la compra del móvil, que varía por modelo. Ese importe adicional se funda como compensación por perjuicios y daños morales.

De una forma parecida, en Bélgica la agrupación Test-Achats presentó una iniciativa para comenzar una acción colectiva del mismo tenor. Aún se encuentran recopilando datos de personas afectadas, sin precisar todavía en qué consistirá la compensación exigida.

La respuesta de Apple y los próximos pasos de las agrupaciones de consumidores

De acuerdo a información recogida por la agencia Reuters, Apple señaló a través de un correo electrónico que “nunca ha hecho nada para reducir de forma intencionada la vida de ninguno de sus productos, y que tampoco ha degradado la experiencia del usuario para impulsar las actualizaciones de los clientes”. Las demandas de Bélgica y España aún no reciben respuesta por parte de Apple.

La asociación de consumidores europea Euroconsumers, bajo la que se agrupan las antes mencionadas organizaciones de España y Bélgica, informó que otro de sus miembros, Deco Proteste, iniciará un proceso de la misma envergadura en Portugal.