Amazon demanda a influencers por un esquema de falsificación

Publicado el

justicia

Muchos influencers promocionan productos en sus cuentas de Instagram y TikTok, forma parte de su modelo de negocio, pero hay que leer bien los términos de uso de cada plataforma y nunca violar los acuerdos con los proveedores.

Amazon ha puesto una demanda a más de una docena de malos actores, incluyendo influencers y empresas, que intentaron evadir las medidas antifalsificación de Amazon promocionando productos falsificados y luego usar cuentas de vendedor de Amazon para cumplir con esos pedidos.

Por lo visto los influencers conspiraron con los vendedores para ejecutar un esquema que implicaba publicar fotos de un producto genérico sin marca que se podía encontrar en Amazon, y un producto de lujo falsificado. En las publicaciones animaban a que la gente lo comprara, apuntando a un producto genérico que se anunciaba falsamente en Amazon. Mientras tanto, el botón de compra hacía referencia a los productos falsificados de lujo que el consumidor recibiría en su lugar.

Es decir: los vendedores ponían productos falsos en Amazon, con links ocultos, y los influencers los divulgaban como verdaderos en sus redes sociales, ganando comisión, por supuesto.

En uno de los casos, la influencer había sido miembro del Programa de afiliados de Amazon mientras el esquema de falsificación estaba en marcha. Desde el 23 de noviembre de 2019 hasta el 6 de marzo de 2020, participó en el programa. Cuando Amazon detectó sus actividades, fue expulsada del programa y cerró su cuenta de Asociados.

Luego intentó abrir nuevas cuentas de Asociado y continuó publicitando los artículos falsificados en las redes sociales, donde dirigió a sus seguidores a su propio sitio web para realizar compras, así como a otros sitios de comercio electrónico.

En Instagram también cerraron algunas cuentas, pero aún es posible encontrar perfiles privados con enlaces ocultos en Amazon, donde los consumidores pueden comprar las falsificaciones.

Entre los artículos vendidos existen carteras, cinturones y gafas de sol, que fueron imitaciones de diseñadores de marcas como Gucci y Dior.

Vender un producto falsificado en Amazon daña mucho la imagen de la tienda online. La empresa ha estado trabajando durante los últimos años para adoptar una postura más dura sobre la falsificación. En 2017, lanzó el Registro de marcas de Amazon, que brinda a los propietarios de derechos herramientas para ubicar e informar de manera proactiva los artículos infractores. Al año siguiente, lanzó un servicio que ayuda a eliminar las falsificaciones de los productos registrados.

La demanda actual solicita a la corte que se asegure de que los acusados ​​no puedan publicitar, promocionar y vender en Amazon, abrir cuentas de vendedor o asociado de Amazon, ayudar o incitar a falsificadores, y pagar daños y honorarios de abogados.

Fuente: techcrunch