Una molécula que puede luchar contra la obesidad sin afectar el apetito en la persona

Publicado el

molécula de grasa

Una nueva alternativa para luchar contra el sobrepeso en las personas ha sido anunciada. Hablamos de una molécula que disminuye la masa de grasa corporal sin afectar la ingesta de alimentos y la masa muscular.

La investigación ha sido llevada a cabo entre profesionales de la Universidad de Virginia, Virginia Tech y la Universidad de Nueva Gales del Sur de Australia, teniendo como resultados la identificación de un pequeño desacoplador mitocondrial, llamado BAM15. Así funciona esta molécula.

BAM15, una molécula para ayudar a combatir la obesidad, probada en ratones con resultados positivos

Los estudios iniciaron en ratones, en donde se les fue administrado el fármaco para estudiar su efectividad. Al ver los resultados observaron pérdida de peso, aún cuando los ratones consumían la misma dieta y tenían la misma masa muscular.

Esta molécula, definida como un desacoplador mitocondrial, ataca a las mitocondrias, que se describen como la fuente de poder de las células. Estas generan ATP, otra molécula que genera energía celular para proporcionarle movimiento al cuerpo y hacer que funcione correctamente.

Con todo esto, el equipo de investigadores llegaron a la conclusión que la molécula no altera la temperatura corporal, no afecta el centro de saciedad en el cerebro que controla el apetito y tampoco presente toxicidad en dosis más altas.

Por su parte, Webster Santos, profesor de química en Virginia Tech, ha declarado lo siguiente: «Cualquier cosa que disminuya el PMF tiene el potencial de aumentar la respiración. Los desacopladores mitocondriales son moléculas pequeñas que van a las mitocondrias para ayudar a las células a respirar más. Efectivamente, cambian el metabolismo».

Entre los beneficios de esta molécula encontramos el tratamiento y la prevención de la obesidad y la diabetes. Además, tendrá un impacto positivo en la prevención de la esteatohepatitis no alcohólica (EHNA), una enfermedad que hace que se acumule grasa en el hígado.

Incluso, a través de la sección de noticias de Virginia Tech se ha dicho que esta alternativa puede disminuir la resistencia a la insulina y cuenta con efectos beneficiosos sobre el estrés oxidativo y la inflamación, las cuales tienen un impacto negativo en la progresión de enfermedades degenerativas y el envejecimiento.

No obstante, aunque se trata de un gran avance en el tema, los investigadores han destacado que necesitan el mismo tipo de molécula pero que pueda permanecer más tiempo en el cuerpo para hacer efecto, por lo que su éxito en humanos puede no ser del 100%, al menos por ahora. Esperamos puedan avanzar en el área en los próximos meses para actualizar la noticia.

Imagen de depositphotos

Comparte en: