Amazon lanza aplicación de Prime Vídeo para cascos de Realidad Virtual de Oculus

Publicado el

Amazon también quiere tener presente su servicio de transmisión de contenidos audiovisuales, Prime Video, en los cascos de Realidad Virtual, como así ya lo tienen disponibles compañías rivales como Netflix o YouTube.

En este sentido, la compañía de Jeff Bezos acaba de lanzar Prime Video VR, su aplicación gratuita de Prime Video para cascos de Realidad Virtual, disponible para algunos de los principales cascos de Realidad Virtual del mercado: Oculus Go, Oculus Quest y Samsung Gear VR.

Los usuarios deberán estar en los Estados Unidos o en el Reino Unido, además de ser suscriptores del servicio de transmisión de vídeos de Amazon, para disfrutar de la experiencia completa que les ofrece la nueva aplicación de Realidad Virtual.

Con la misma, podrán disfrutar del catálogo completo de películas y programas de Prime Video a través de sus cascos, aunque además, también disponen de una selección de vídeos inmersivos de 360 grados, contando inicialmente con 10 vídeos disponibles, cuya lista irá creciendo a lo largo del tiempo.

Aquellos usuarios que no sean suscriptores de Amazon Prime Video, tan sólo podrán acceder a la selección de vídeos inmersivos, además de los vídeos inmersivos que puedan tener en sus bibliotecas personales.

La propia aplicación permitirá también realizar búsquedas por voz y la navegación por los contenidos a través del controlador táctil.

Con respecto a la experiencia de la aplicación, los usuarios podrán ver los contenidos 2D en el centro de un entorno virtual inmersivo a modo de teatro personal. La aplicación la podrán descargar desde Oculus Store.

De esta manera, Amazon pretende que Prime Vídeo se extienda a otros soportes que permitan el disfrute de los contenidos audiovisuales disponibles en el catálogo de su servicio.

Por ahora no ha hecho mención alguna con respecto a la ampliación a otros mercados, estando geográficamente limitado a los suscriptores de Prime Vídeo en los Estados Unidos y en el Reino Unido.

Crédito de la imagen: Oculus