Estudio muestra que la realidad virtual puede curar la paranoia severa

Publicado el

Imagen: ví­deo del estudio
Imagen: ví­deo del estudio

La realidad virtual no sirve sólo para jugar virtualmente con otras personas en cualquier parte del mundo, realizar visitas virtuales a museos o disfrutar de conciertos en directo. La realidad virtual también es aplicable al mundo de la psicologí­a. En este sentido, investigadores del Departamento de psiquiatrí­a de la Universidad de Oxford han realizado un estudio, publicado esta semana en la revista British Journal of Psychiatry, en el que han participado 30 pacientes con paranoia severa.

A todos ellos se les ha equipado con un casco de realidad virtual profesional NVIS SX111 sometiéndoles a una sesión de media hora de duración en la que se les ha simulado estar tanto dentro de un tren como dentro de un ascensor, escenarios en los que poco a poco han ido apareciendo avatares de personas a los que hacer frente. Señalar que los pacientes con paranoia severa tratan de evitar estar en situaciones sociales por la desconfianza extrema que tienen con el resto de las personas.

A la mitad de ellos se les alentó a usar sus comportamientos habituales de defensa, evitando los contactos visuales e interacciones sociales, mientras a la otra mitad se les han dado instrucciones para afrontar la situación que van a vivir a través de la realidad virtual, dándoles a entender que se enfrentaban sólo a personas virtuales, y por tanto, se encontraban a salvo.

El resultado es que después de la sesión, más del 50% del segundo grupo dejaron tener paranoia severa, mientras que en el primer grupo tan sólo dejaron de tener paranoia severa un 20% de ellos.

En cualquier caso, los pacientes curados de las paranoias severas han tenido que reaprender sentirse seguros estando con otras personas. De esta manera, la realidad virtual es algo más que ocio y también podrá tener utilidad en otros campos.