7 sencillas ideas para convertir una peluquerí­a de barrio en una moderna peluquerí­a 3.0

Publicado el

peluqueria internet 3.0

Por pequeña o grande que sea una peluquerí­a, lo que atrae a la clientela es el servicio, y con sencillas ideas ese servicio se puede mantener a la vanguardia sin gastar de más y siempre manteniendo contentos a los clientes para que no dejen de volver. Por ello, revisamos hoy algunas de esas simples ideas:

1. WiFi para los acompañantes

Son muchos los que detestamos ir a acompañar a otra persona a la peluquerí­a porque resulta tremendamente aburrido, quizá habrá revistas o hasta un TV, pero estarse sentado mirando una novela no es que sea algo muy grato. Pues bien, no serí­a mala idea permitir que los acompañantes de los clientes pudieran acceder a YouTube, mirar videos en Facebook, navegar en la web y disfrutar de Internet desde sus dispositivos como lo hacen en casa, sin la limitación de un plan de datos móvil, así­ que por qué no brindarles una red WiFi gratuita -maravilloso si hubiese un código QR en la pared para establecer la conexión inmediata-. Claro, no es WiFi para cien personas, es WiFi para pocas, y los precios cada vez son más bajos así­ que no es algo que se salga de las manos.

2. Galerí­a de peinados en un móvil o tablet

Es curioso ver como muchas peluquerí­as aún mantienen sus cuadernillos de modelos de cortes de cabello de los ochenta, sino es que más viejos. Pues bien, poco cuesta mantenerse al corriente y en una tablet o móvil descargar un manojo de fotografí­as de famosos, estrellas jóvenes -músicos, futbolistas, artistas, etc.- e influyentes personajes mayores, no tarda más de 10 minutos.

3. Un espacio para selfies

Como clientes, por más que lo intentemos luego, nunca conseguiremos el mismo peinado que nos deja nuestro peluquero y que nos enseña frente al espejo cuando el corte ha terminado. Pues bien, qué mejor que permitir a la clientela aprovechar ese momento único con un buen lugar para tomarse una selfie y compartirla, por ejemplo, un sillón con un colorido cuadro de fondo, o algún adorno y una buena iluminación. Claro, el plus está hasta cuando se comparte la foto en redes sociales pues se puede publicar -y recomendar- la ubicación del local.

4. Un sistema de turnos virtual

Aunque se puede optar por complejos servicios online, hasta un grupo en WhatsApp se puede crear para compartir con la clientela sobre qué tantos otros clientes hay por atender dentro del local y en qué momento habrá disponibilidad. Igualmente, para los peinados y sesiones de mayor complejidad, no sobrarí­a disponer de un calendario público virtual -la URL se comparte hasta con un código QR, o también por WhatsApp- donde fuese fácil encontrar espacios libres prescindiendo de ir hasta el local cada media hora o peor, llegar a esperar sentado.

5. Capas transparentes

Por más narcisista que uno pueda ser, quedarse mirando frente al espejo por más de 20 minutos tampoco es que sea una dicha, hasta incómodo resulta estar mirando todo el tiempo en el reflejo del espejo cómo hace su trabajo el peluquero. Como sea, por qué no permitir que los clientes puedan revisar su Whatsapp o leer los feeds de Wwwhatsnew.com (?) mientras se les corta el cabello. El gran impedimento es la capa que se pone para evitar que caigan pelos sobre la ropa, pero por qué no usar una capa transparente o con alguna sección translúcida a la altura del pecho de tal manera que puedan sacar el móvil de vez en cuando para distraerse un poco.

6. Redes sociales, incluso sin muchas actualizaciones

El peluquero no va a dejar de trabajar para ponerse a responder mensajes y a compartir consejos en redes sociales, pero sí­ podrí­a dedicar un espacio, quizá unos minutos cada semana, para publicar y actualizar una colorida página en Facebook, Pinterest, Instagram y/o Google+ con comunicaciones importantes, promociones y artí­culos que hablen sobre temas de belleza. Por supuesto, su alcance se maximiza con un excelente servicio prestado.

7. Un televisor conectado a YouTube

Sea un Smart TV o televisor clásico, busca una forma de conectarle con YouTube, por ejemplo, conectando una laptop por HDMI o un dispositivo inteligente por WiFi -desde la app oficial de YouTube-. Restará que consigas unos buenos canales con consejos de belleza para que sean mostrados en pantalla para los clientes y acompañantes permitiéndoles entretenerse mientras aprenden interesantes trucos.

Imagen: European Beauty Salon en Shutterstock

6 comentarios en “7 sencillas ideas para convertir una peluquerí­a de barrio en una moderna peluquerí­a 3.0