Nueva baterí­a de aluminio-aire permitirá a los coches eléctricos recorrer 1800 kilómetros sin detenerse

Publicado el

No cabe duda de que actualmente se está poniendo mucho empeño para encontrar alternativas al petróleo como carburante. Coches hí­bridos, vehí­culos eléctricos”¦ la ciencia está innovando continuamente en este campo. El más reciente descubrimiento viene de la mano de una compañí­a llamada Phinergy, y es que han logrado crear una baterí­a de aluminio-aire que ofrecerí­a una autonomí­a enorme, permitiendo que los vehí­culos que montasen estas baterí­as pudiesen recorrer largas distancias sin tener que realizar una recarga. De hecho, la compañí­a habrí­a realizado unas pruebas en la que se demuestra cómo un vehí­culo puede recorrer hasta 1800 kilómetros sin detenerse.

Pero, ¿cómo funciona esta tecnologí­a?

Estas baterí­as de aluminio-aire hacen uso de un electrodo-aire que es capaz de ‘respirar’ y extraer el oxí­geno del aire. Su funcionamiento es similar al de las baterí­as tradicionales, que almacenan y liberan el oxí­geno de los elementos quí­micos contenidos en un cátodo lí­quido o sólido. La diferencia es que una baterí­a de este tipo no tiene que recargar el cátodo, por lo que, sumado al hecho de que es mucho más ligera, ofrece mucha más autonomí­a y potencia. La baterí­a utiliza un electrodo poroso con una gran superficie que se encarga de capturar el oxí­geno del aire. Gracias a ello, la reacción causada por el contacto entre el oxí­geno y el aluminio permite generar electricidad. El electrodo contiene a su vez un catalizador que impide que el CO2 afecte al funcionamiento de la baterí­a, lo que resuelve un problema común en las baterí­as basadas en aire: la carbonización causada por la impregnación de dióxido de carbono.

El único inconveniente presente en esta tecnologí­a es que las baterí­as no serí­an útiles durante mucho tiempo, ya que a medida que se utilizan se van deteriorando, llegando a un punto en el que hay que sustituir la baterí­a para su reciclaje e instalar una nueva. Para ello, habrí­a que acudir a un centro de servicio técnico de forma periódica cada varios meses, aunque el cambio se harí­a en tan solo unos segundos. A pesar de ello, como el aluminio es un material altamente reciclable, no genera un impacto en el medio ambiente.

La compañí­a está experimentando también con otro tipo de baterí­as, como por ejemplo, una baterí­a de zinc-aire que tiene algunas ventajas respecto da la de aluminio-aire, como una mayor vida útil.

Comparte en: