La guerra entre Apple y Google ha llegado a su fin

Publicado el

Hoy nos despertamos con una de esas noticias que jamás te habrí­as esperado, y es que al parecer los tira y afloja entre los gigantes de la tecnologí­a Apple y Google habrí­an llegado a su fin. Según diversas informaciones, ambas compañí­as habrí­an acordado dejar a un lado sus diferencias y no volver a demandarse por asuntos relacionados con las patentes de sus smartphones.

Además, el acuerdo no se limitarí­a tan solo a una declaración de paz, sino que incluso llevarí­a a ambas empresas a «trabajar juntas en algunas áreas de la reforma de patentes», por lo que sin duda estamos ante una noticia que puede conllevar un cambio importante. Aunque por el momento no podemos saber nada con seguridad, este pacto pondrí­a un punto y final a los aproximadamente veinte casos pendientes por infracción de patentes que ambas compañí­as tienen abiertos actualmente y aún sin resolución.

Por lo tanto, con el anuncio de este nuevo acuerdo se pone fin a una de las guerras más sonadas entre las grandes compañí­as tecnológicas de los últimos años, que comenzó en 2010 con la acusación por parte de Motorola Mobility -filial de Google desde el año 2012 y vendida a Lenovo- de que Apple habrí­a infringido con el iPhone varias de sus patentes. ¿Veremos algún dí­a un pacto similar entre Apple y Samsung?

Imagen de justicia en shutterstock.com

Publicado en
Etiquetado
acuerdoapplegoogle

Comparte en:

4 comentarios en “La guerra entre Apple y Google ha llegado a su fin

  1. No creo que sea importante saber entre quienes. creo que lo importante es saber que estas empresas con grandes capitales dentro de poco se unirán y repartirán sus ganancias por partes, pero da igual sera para unos pocos. De nuevo sufrirán los trabajadores.

  2. Hoy por hoy, Andrea, veo muy poco probable que estas compañí­as puedan llegar a unirse. Aún así­, los trabajadores de este tipo de empresas suelen estar bastante valorados y disfrutan de unos buenos sueldos, por lo que no creo que sufran; aunque por supuesto siempre hay excepciones.