Nueva televisión, global, interactiva y social

Publicado el

Son muchas las corrientes de opinión que ven en la penetración y crecimiento del ví­deo un sustituto indiscutible de la televisión tradicional. Sin embargo lo que parece más real, al menos en ésta fase del proceso de migración, es que la televisión tradicional debe reinventarse si quiere mantener la atención de los espectadores cada vez más adicto al dinamismo y la interacción.

La pasividad en relación a los medios ha dejado de estar vigente, hoy el consumidor se informa, aprende y es capaz de pedir explicaciones y ofrecer soluciones alternativas, estamos ante el fin del espectador pasivo.

La razón por la que se produce éste fenómeno la encontramos en cómo los programas de televisión han incluido la opinión vertida por los espectadores desde las redes sociales, como una fuente más de información al usuario actual que se sienta frente a la televisión.

Si a lo anterior le sumamos la penetración de las tablets y smart phones en el mercado y los hábitos en aumento de interactuar socialmente mientras se llevan a cabo acciones inherentes a nuestra rutina, no es de extrañar que la televisión tienda hacia la interactividad, porque así­ lo están demandando los espectadores.

Pero vayamos un poco más allá. La televisión, al igual que los medios que sepan incorporar el mensaje que subyace bajo el fenómeno social, se beneficiará de un futuro en el que las aplicaciones de reconocimiento facial permitirán la identificación inmediata de las emociones, solventando así­ uno de los grandes desafí­os de la interacción “virtual”.

Explicar la globalidad de la nueva televisión es relativamente fácil ya que, un modelo televisivo interactivo, conformado a través de las necesidades de los espectadores, cuya publicidad esté centrada en la transmisión de la historia no sólo como valor agregado sino como siembra para el emprendimiento, no es posible sin contar con la globalidad y la diversidad, lo que abre el abanico de oportunidades derivadas.

Comienza a debatirse sobre la ausencia de privacidad probable derivada del acceso a las emociones aunque es bien cierto también que, si buscamos que las marcas nos entreguen (a los consumidores que llevamos dentro) historias y experiencias únicas, cuanta más información les transmitamos, más fácil resultará vivir una experiencia exitosa para ambos.

Es de esperar que estos cambios que, de forma progresiva ya se han ido vislumbrando tengan por objeto modificar áreas de interés centradas en la televisión denominada basura, logrando a través de la pasión inherente a la innovación tecnológica cautivar a un público mucho más innovador y ávido de calidad.

Y como en todo proceso de innovación, la televisión se mantendrá, variando el canal para acceder a ella y la forma en la que se ejerce una labor activa en la construcción de la programación.

La nueva televisión será global e interactiva, manejada a través de distintos tipos de pantallas touch e incluso con activación gesticular o por voz y el espectador decidirá qué ve y cuando lo ve así­ como interactuar ”“simultáneamente- en las redes sociales para emitir una recomendación.

Estamos ad-portas de un cambio global hacia una televisión ubicua, multiplataforma y multicanal y lo que es aún más importante, la capacidad de perdurar en el tiempo de la nueva televisión, están í­ntimamente relacionada con la capacidad para actualizar contenidos, desarrollar herramientas y generar aplicaciones.

La televisión tradicional no ha muerto, pero la nueva televisión ha iniciado su proceso de transformación, un proceso que arroja cantidades de información inimaginables y por lo tanto, una fuente inagotable de nuevas oportunidades para los responsables del marketing y la publicidad. Nueva televisión global, interactiva y”¦ social.

Publicado en
Etiquetado
mediostv

Comparte en: