Kaneva – Una red social en forma de mundo virtual 3D

Publicado el


Kaneva se presenta como una original forma de expresar nuestros conocimientos, dudas y alegrí­as a cientos de usuarios. Un nuevo método para la comunicación que une las cualidades de una red social con las de un mundo virtual en 3D.
Con Kaneva podremos crearnos un muñeco que será nuestro “YO virtual”, el cual podremos utilizar para jugar, ver la televisión con nuestros amigos, adquirir espacios en donde amueblar y decorarlos a tu gusto, hablar con otros amigos en tiempo real, bailar, ir a casa de un amigo para ver una pelí­cula, entre otras posibilidades que nos brinda Kaneva en su fantástico mundo virtual.
Si queréis visualizar alguna de las imágenes de este juego, podéis acceder al perfil Flickr de Kaneva.

Cómo utilizar Kaneva

Primeramente tendremos que pasar por un pequeño registro nada largo. Una vez terminemos dicho registro, tendremos que descargarnos la aplicación de escritorio para iniciarnos en el mundo virtual Y finalmente, esperamos a que descargue las últimas actualizaciones.
Una vez entremos en el mundo, podremos empezar a personalizar nuestro muñeco, una vez hecho esto, nos aparecerá un tutorial el cual podremos utilizar para aprender las teclas rápidas, entre otras instrucciones.

Recomendaciones de Hardware

Desde los desarrolladores nos llega un correo en donde se nos describen las caracterí­sticas para utilizar Kaneva:
Windows XP, Vista o 7, 515MB disponibles en disco, 512 MB RAM, Conexión a internet, Gráficos: Nvidia 5200 series / ATI X700 series u otro tipo de tarjetas, Intel o AMD 2GHz o parecido, funcionando en cualquier navegador moderno.

4 comentarios en “Kaneva – Una red social en forma de mundo virtual 3D

  1. No le veo mucha diferencia a Second Life, por ejemplo. La galerí­a de la persona que nos recomiendas… las fotos datan de 2009… incluso 2007. Por lo que Kaneva no es nada nuevo, no?

  2. me gusta el kaneva , pero me ha costado un poco hacer que mi avatar camine de frente, como podrí­a ser?tambien se hace un poco difí­cil la salida de una sala a la otra