eBonus y el fenómeno Cashback en la Internet española

Publicado el

ebonus

Hace unos meses os hablé de Deenero, un sitio que nos devuelve un porcentaje de las compras realizadas usando el conocido concepto de cashback. Deenero pertenece a Ad Agency, un grupo pan-europeo cuya principal actividad es el marketing de afiliación, con sede en Dublí­n y oficina en Barcelona.

Hace unos dí­as recibí­ información sobre el lanzamiento de una iniciativa española que usa un concepto parecido: eBonus.

Intentando responder algunas cuestiones que se plantearon cuando hablé de Deenero, Daniel Mediavilla, su fundador y administrador, me comenta algunos datos sobre este negocio.

El cashback es un concepto de éxito contrastado y rotundo en otros paí­ses del entorno europeo. En el Reino Unido, las webs de cashback acaparan el 5% del total facturado en el mercado de comercio electrónico. La web lí­der en Inglaterra declara 600.000 usuarios activos, 600 millones de euros facturados y 30 millones reembolsados a su comunidad de miembros en términos de cashback solo el año pasado. A España el fenómeno cashback ha llegado de forma tardí­a en comparación, pero desde luego está aquí­ para quedarse.

En eBonus no reparten al 50% (como hacen el resto) la comisión con los miembros. Ellos proporcionan descuentos retornando del 80% en adelante de lo que reciben.

[…] tampoco reintegramos el cashback utilizando ‘vales de descuento’ ni requerimos un importe acumulado mí­nimo para efectuar el pago. Devolvemos dinero y no fijamos cantidades mí­nimas para reembolsarlo. […] En eBonus no vendemos, nuestro servicio consiste en proporcionar un descuento al usuario que no le serí­a posible obtener de otra manera.

Es un modelo en el que los usuarios adoptan un papel activo y las empresas un papel pasivo (no hay publicidad ni banners).

Comparte en:

3 comentarios en “eBonus y el fenómeno Cashback en la Internet española

  1. Y como funciona el negocio? tenés idea?

    Será que las tiendas aportan un % de comisión por ventas, y este sitio devuelve parte de esa comisión?

    Me encantarí­a ver algo así­ en Argentina, o mejor aún, implementarlo yo 🙂

  2. Es una buena forma de cargarse a toda la gente que se gana la vida con sus webs en Internet. Si esta gente da algo más barato de lo que tú puedes darlo en tu web ¿quién va a clickar en tus banners? Las tiendas serias deberí­an prohibir estas webs en sus programas de afiliación. No vienen a ser más que un intermediario más que a la larga encarecerá el producto.

  3. Cambio de reglas: ya no hacen caso a las reclamaciones, borran los comentarios negativos del FACEBOOK, y se convierte en un negocio «aleatorio». Si tienes suerte, tu comisión se recoge sin problemas (suele ser para las de pequeño valor). Y si no tienes suerte, te aguantas, nadie contesta tu reclamación y te quedas igual.