Las baterías en estado sólido podrían ser una realidad más pronto de lo que pensábamos

A pesar de la enorme evolución que ha vivido el mundo de la tecnología con el nacimiento de dispositivos como los smartphones y los wearables, la duración de la batería de los mismos, en lugar de mejorar, se ha visto reducida drásticamente si comparamos su autonomía con la de los dispositivos que utilizábamos hace unos años debido al elevado consumo energético de este tipo de productos. Aun así, parece ser que este problema podría solucionarse en un futuro gracias a la empresa Applied Materials y sus “baterías en estado sólido”, que podrían doblar la capacidad de las utilizadas actualmente.

Las baterías en estado sólido no son algo nuevo. De hecho, se han venido utilizando desde hace algún tiempo para alimentar algunos sensores inalámbricos del mercado. A pesar de ello, la empresa responsable de la fabricación de estas baterías ha encontrado un modo de abaratar el proceso de producción de este tipo de baterías que le permitiría reducir drásticamente los costes de fabricación de las mismas, pudiendo comercializarlas de un modo mucho más económico. De este modo, teniendo en cuenta este abaratamiento, las baterías de estado sólido podrían comenzar a implantarse en smartphones y dispositivos wearables más pronto de lo que pensábamos.

Pero, ¿cómo funcionan las baterías en estado sólido?

En estas baterías de estado solido, los electrolitos líquidos utilizados en las baterías de ion-litio de hoy en día son reemplazados por litio metálico (estado sólido), que además de eliminar el problema de la inflamación de estas baterías (que pueden llegar a explotar o arder en ocasiones) serían capaces de mejorar la autonomía de nuestros dispositivos, ya que este metal puede contener mucha más energía. Esta tecnología no solo mejoraría la autonomía de nuestros dispositivos móviles, sino que podría ser también aplicada al mundo de los vehículos eléctricos, eliminando la necesidad de instalar caros sistemas de refrigeración de baterías.

Dado que estas baterías en estado sólido podrían ser fabricadas con muchas formas diferentes al no tener que preocuparse por los electrolitos líquidos contenidos en el interior, se facilitaría su uso en dispositivos pequeños como relojes inteligentes. Por el momento, la compañía responsable de su fabricación no ha informado de las características técnicas de estas baterías, ya que por el momento se encuentran trabajando con prototipos.

Imagen: Kārlis Dambrāns de Flickr.

Sergio Asenjo

Madrileño de nacimiento y actualmente residente en Valencia, se ha considerado desde siempre un apasionado por todo lo relacionado con las nuevas tecnologías e Internet desde que a corta edad llegase a sus manos su primer ordenador. A partir de ese momento ha sentido la necesidad de probar en profundidad cada gadget nuevo que salía al mercado. Por ello, le gusta estar constantemente informado acerca de todo lo que ocurre en este mundo y de ahora en adelante lo compartirá en WWWhat’s new.