Samsung sopesa construir una nueva fábrica en EE.UU. donde fabricar los futuros chips de 3nm

Publicado el

chip

Como parte de la ambición de convertirse en el mayor fabricante de chips del mundo, Samsung está planteándose construir la planta de fabricación de chips más avanzada del mundo en los Estados Unidos, teniendo ya una parcela en Austín, Texas, al lado de otra fábrica que ya disponen, aunque ya se han quedado pequeñas, según una nueva información de Bloomberg acorde a fuentes familiarizadas.

Por el momento no se ha tomado una decisión en firme, estando en negociaciones con las distintas administraciones para obtener las mejores condiciones posibles que hagan financieramente viable a la compañía poder afrontar la inversión, que en un principio calculan en unos diez mil millones de dólares, aunque esta cifra puede variar por el camino.

Como parte de su ambición de ser el principal fabricante mundial de chips

La Administración Nacional, ahora en manos de Joe Biden como presidente, se encuentra interesado en la iniciativa de Samsung al posibilitar que los EE.UU. puedan recuperar parte de la capacidad de producción de chips mundial, que en las últimas décadas ha estado girando sobre Asia, como una medida que permita contrarrestar el empuje económico que está experimentando China.

En Samsung pretenden también tomar músculo para situarse en el tiempo a un nivel similar al conocido fabricante de semiconductores TSMC, con el que plantea competir cara a cara, y que también planea invertir más de doce mil millones de dólares en una avanzada planta de fabricación de chips en Arizona para 2024.

TSMC como el gran rival

Y al igual que TSMC, Samsung también plantea que su nueva planta sirva en un futuro para la fabricación de chips bajo un proceso de 3nm, apostando por un proceso basado en litografía ultravioleta extrema, que es considerado como el estándar de próxima generación de chips de silicio.

La citada publicación señala que en un correo electrónico remitido por Samsung afirman que aún no han tomado una decisión. Además, en Bloomberg afirman que la idea de Samsung le facilitaría lograr acuerdos con clientes claves en los Estados Unidos, en clara competencia con TSMC, siendo éste un momento adecuado ante las tensiones existentes entre China y los Estados Unidos.

Samsung lleva tiempo sopesando la idea de llevar la fabricación de chips en el extranjero a lo largo de los años. De salir su plan adelante, la fabricación comenzaría este año, la dotación de equipamiento el próximo, y la entrada en producción al año siguiente.