Así es el primer móvil con pantalla de tinta electrónica y conectividad 5G

Publicado el

HiSense A7 5G

No es habitual encontrarnos con teléfonos móviles inteligentes que en lugar de tener las habituales tecnologías de pantalla a color tengan pantalla con tecnologías de tinta electrónica, pero existir existen también.

Pero lo más raro es que dentro de este tipo de categoría de teléfonos móviles comiencen a llegar también modelos con conectividad 5G. En este sentido, acaba de aparecer el HiSense A7 5G, el primer móvil con pantalla de tinta electrónica del mercado que dispone de conectividad 5G.

Pensada para la lectura de libros electrónicos

Lógicamente no es un modelo pensado para ver vídeos o jugar, más bien para la lectura de contenidos, aunque gracias al DAC AK4377AECB también se puede disfrutar de audio digital a alta calidad, incluso con auriculares por cable, contando con un conector jack de 3,5mm.

El HiSense A7 5G entra a formar parte de la serie A de móviles de la compañía, caracterizados por contar con pantalla de tinta electrónica.

Eso sí, hay que tener en cuenta que sus móviles se venden exclusivamente en China, su mercado natal, a pesar de que en territorio europeo podamos encontrarnos con sus propios televisores inteligentes y otros productos de electrónica de consumo.

Situándonos en este modelo, lo más destacable técnicamente es su pantalla, a pesar de que podemos decir también que lleva un procesador UNISOC Tiger T7510, 6 GB de RAM, 128 GB de almacenamiento interno, batería de 4.770 mAh con carga rápida de 18W, y lector de huellas dactilares situado a su espalda, que acompaña también a su única cámara, que dispone de flash LED.

Como sistema operativo lleva a un adaptado Android 10 con una serie de mejoras en su interfaz para posibilitar su utilización con la pantalla de tinta electrónica.

Centrándonos en dicha pantalla, la compañía señala que se trata de una pantalla de tinta electrónica personalizada de Yuantai, con retroiluminación uniforme y temperatura de color de 6500K, bajo un tamaño de 6,7 pulgadas, que sube un 33% de área de visualización con respecto al A5 Pro, disfrutando además de resolución de 300 píxeles por pulgada, obteniendo también una subida frente a los 276 píxeles por pulgada del otro modelo señalado.

Se suma además la utilización de un marco más estrecho, en el que acorde a la compañía, es el marco más estrecho que se puede ver en un dispositivo con pantalla de tinta electrónica.

Los usuarios tendrán la posibilidad de elegir la tasa de refresco, que van desde los 688 ms a los 136 ms, unas cifras un tanto altas pero adecuadas para el caso de usar el móvil para la lectura de libros electrónicos.

También podrán elegir entre una serie de opciones de pantalla de bloqueo (poesía, lema, palabra, papel tapiz).

Disponible en opciones de color en blanco y en negro, su precio está situado en los 1.999 yuanes, unos 253 euros al cambio para la opción de pantalla de tinta en blanco y negro, y de 2399 yuanes, unos 300 euros al cambio, para la versión con pantalla de tinta electrónica a color.

Crédito de la imagen: Gizmochina