Gmail comienza a permitir la edición directa de los archivos de Office adjuntos

Publicado el

Gmail

Gmail está comenzando a introducir la edición directa de los archivos de Microsoft Office adjuntos a los mensajes de correo electrónico, sin pasar por la descarga previa de los archivos a Google Drive para su edición, equiparando así los archivos de Microsoft Office con los archivos de la suite de aplicaciones ofimáticas de Google.

Esta novedad se irá desplegando a lo largo de estos 15 días, a comenzar desde hoy, en la mayoría de las ediciones de Google Workspace y de G Suite, sin que por el momento se haya hecho mención alguna a los usuarios de cuentas particulares de Google, aunque es bastante probable que también acaben llegando de igual manera que otras novedades anunciadas inicialmente para usuarios empresariales y de otras organizaciones.

Manteniendo el formato nativo en las ediciones realizadas

Hay que tener en cuenta que Google Drive ya llevaba tiempo contando con soporte para los archivos de Microsoft Office, y hasta ahora lo único que se ha permitido en Gmail es la visualización directa de los archivos Office adjuntos a los mensajes.

Lo más interesante es que las ediciones o modificaciones que se realicen sobre dichos archivos no alterará sus formatos originales, de modo que en Gmail se permitirá incluso responder a los mensajes recibidos con los archivos Office modificados en su mismo formato nativo.

Otras mejoras en la interoperabilidad de archivos ofimáticos

Esto, obviamente, agilizará los procesos a la hora de colaborar con compañeros y personas externas. Pero además de esta interesante novedad, llega un nuevo complemento a Google Workspace que facilitará la conversión de los macros de archivos Excel (archivo de hojas de cálculo de Microsoft Office) a Hojas de Cálculo de Google.

Por último, los usuarios de Google Workplace tendrán en Google Docs soporte para las orientaciones mixtas de las páginas de los documentos de Word, para poder alternar entre páginas verticales y horizontales, así como la posibilidad de llevar imágenes y marcas de agua detrás de los textos de los documentos, aunque esto último llegará ya durante el próximo año.

No cabe duda de que con estos avances, se va reduciendo paulatinamente la brecha a la hora de trabajar con archivos ofimáticos de ambas compañías, aumentando la interoperabilidad entre los mismos, evitando molestas y otros perjuicios a la hora de llevar proyectos y colaboraciones donde las distintas partes no usan las mismas aplicaciones.

Ya sólo queda que se materialice para los usuarios particulares también.