Un programa chileno que ayuda a detectar Alzheimer

Publicado el

alzheimer

Desde la Universidad de Chile llegan buenas noticias para los que sueñan con una cura para el Alzheimer, una enfermedad que, tal y como muestran en reab, en su categoría Alzheimer, sigue siendo un problema al que se enfrentan millones de familias en todo el mundo.

Académicos de dicha universidad están trabajando en un software especialmente diseñado para diagnosticar la enfermedad y conseguir diferenciarla de otras que tengan síntomas semejantes.

Cuando un mayor tiene problemas para dormir, falta de apetito, cambio en su estado de ánimo o falta de energía, puede estar sufriendo depresión, o podemos estar hablando de indicios tempranos de Alzheimer, y saber diferenciar una cosa de otra, es importante para tener el tratamiento adecuado.

Andrea Paula-Lima, del Departamento de Neurociencia de la Facultad de Medicina de la Universidad, es la principal responsable por el proyecto, que se enfocará en diferenciar Alzheimer de depresión en esta primera etapa, permitiendo así recibir el tratamiento adecuado lo más pronto posible.

El programa realiza un test que analiza la memoria espacial del paciente usando una simulación virtual. El mayor tendrá que nadar a una plataforma invisible y ubicarse en el espacio para llegar a su destino. Mientras se realiza la prueba se puede concluir que hay Alzheimer cuando se pierde la comunicación eléctrica entre la corteza cerebral occipital y la prefrontal.

En sus experimentos, los científicos utilizaron un programa disponible en la literatura que simula esa tarea en ratas. Se trata del «Morris water maze» (Laberinto acuático de Morris), donde la rata tiene que encontrar una plataforma que está escondida debajo del agua, en una piscina, solamente mirando claves visuales que están en la pared. El objetivo es que se ubique en el espacio para posicionarse en esa plataforma escondida y salir así del agua. «Nosotros hicimos lo mismo, pero con el computador. El que está frente a la pantalla tiene que cumplir la misma tarea, pero de manera virtual.

Los ojos también se mueven de forma diferente durante la prueba entre pacientes con Alzheimer y pacientes con depresión, ya que en el primer caso el usuario se queda mirando las claves visuales de la simulación, sin saber orientarse, mientras que los sanos no pierden de vista la meta.

El programa usará los indicadores obtenidos y se usará con 15 pacientes diagnosticados con depresión en una primera fase piloto para después ir implantándose en todo el país.

Podéis leer el artículo en este enlace