Se prueba el uso de perovskita y células solares orgánicas en el espacio

Publicado el

perovskita

La perovskita y las células solares orgánicas son alternativas importantes a los dispositivos basados ​​en silicio, muchos dicen incluso que estamos frente al futuro de los paneles solares, y ahora se han probado en el espacio por primera vez.

El resultado ha sido fantástico: han funcionado bien, son más delgadas y livianas que las de silicio y además absorben la luz difusa reflejada desde la Tierra.

En los últimos años la perovskita ha avanzado mucho al tener más eficiencia que la de silicio, y las células solares orgánicas, aunque no son tan eficientes, son mucho más delgadas, flexibles y baratas. Estas fueron las dos opciones utilizadas por investigadores de la Universidad Técnica de Múnich (TUM), dos versiones de cada tipo de estas células solares se conectaron a un cohete de sondeo lanzado desde el norte de Suecia, que realizó un corto viaje de ida y vuelta suborbital a una altitud máxima de 240 km.

Además de resistir las condiciones extremas del lanzamiento y el vuelo, estuvieron funcionando durante los siete minutos programados en el espacio. El resultado en cuanto a energía «cosechada» fue semejante al de las placas de silicio, pero en este caso se hizo el trabajo en paquetes mucho menos voluminosos, algo muy importante en vuelos espaciales.

La variable que se analizó fue la relación entre potencia eléctrica y peso, que se llama potencia específica. Se llegaron a valores entre 7 y 14 milivatios por centímetro cuadrado durante el vuelo del cohete.

Cuando estaban lejos del Sol, captaban la luz débil reflejada desde la superficie de la Tierra, algo que las células solares tradicionales no suelen hacer.

Creen que podrían usarse para misiones en el espacio profundo, donde lejos del Sol podrían capturar energía, algo que las de silicio no pueden hacer. Aún así, serán necesarias pruebas de más de 7 minutos para seguir avanzando.

La investigación fue publicada en la revista Joule.