Las tecnológicas informarán mensualmente a la UE sobre sus esfuerzos contra las «fake news»

Publicado el

Fake News

Durante estos meses de confinamiento, hemos asistido a la aparición de infinidad de informaciones falsas relacionadas con el Covid-19 en las principales plataformas sociales, provocando que muchas de estas informaciones hayan sido asumidas por los usuarios como verdaderas, aunque la labor de los verificadores de hechos ha sido fundamental para dejar estas informaciones en evidencia ante la opinión pública.

Pero el hecho de que se propague cientos de informaciones falsas y publicidad engañosa no ha gustado especialmente en el seno de la Unión Europea, que considera que detrás de la difusión de estas informaciones se encuentran particularmente China y Rusia.

A este respecto, dos altos funcionarios de la Unión Europea, Josep Borrel, máximo responsable de Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, y Vera Jourova, vicepresidenta de valores y transparencia de la Comisión Europea, están pidiendo que las principales compañías tecnológicas emitan informes mensuales detallando los esfuerzos que están llevando a cabo para frenar la propagación de informaciones falsas y la publicidad engañosa relacionadas con el Covid-19, según recoge Reuters.

Jourova señala que «la desinformación no solo perjudica la salud de nuestras democracias, sino que también perjudica la salud de nuestros ciudadanos», según expuso en un comunicado de prensa, añadiendo que «puede afectar negativamente la economía y socavar la respuesta de las autoridades públicas y, por lo tanto, debilitar las medidas de salud».

Además, ha hecho mención especial sobre TikTok, la popular plataforma de vídeos cortos, propiedad del conglomerado chino Bytedance, señalando que se ha unido al grupo de compañías que forman parte del Código de conducta voluntario de la Unión Europea para combatir la desinformación, entre las cuales se encuentran Google, Facebook, Twitter y Mozilla.

Si bien esto no cambiará el enfoque de la aplicación, desde TikTok trabajarán por llevar la veracidad y transparencia en los anuncios, atacar los perfiles falsos y bots, y dar prioridad a las informaciones «autorizadas» cuando sea relevante, sumándose a la labor de los investigadores ayudándoles en la búsqueda de campañas de desinformación.