Europa investiga nuevamente a Qualcomm por posibles prácticas anti-competitivas

Publicado el

El conocido fabricante de procesadores para dispositivos móviles, Qualcomm, se enfrenta nuevamente a unas nuevas investigaciones por parte de la Comisión Europea por haber encontrado indicios de unas posibles prácticas anti-competitivas, en esta ocasión, relacionadas con el mercado de los chips de radiofrecuencia.

Según revelaron ayer miércoles junto a las primeras ganancias significativas de este tipo de chips, la compañía se encuentra también bajo una nueva investigación de la Unión Europea para tratar de averiguar si la misma ha persuadido a los fabricantes de teléfonos móviles inteligentes para que adquieran sus chips de radiofrecuencia junto con sus módems 5G, en lugar de permitirles diversificar la elección de los chips para sus dispositivos, posibilitando la combinación de los módems 5G junto a los chips de radiofrecuencia de compañías rivales.

En este segmento, según informa Reuters, las compañías Broadcom Inc, Skyworks Solutions Inc y Qorvo Inc., son otros importantes proveedores de chips de radiofrecuencia, las cuales podrían haber sido afectadas por las prácticas anti competitivas de Qualcomm que actualmente siguen estando bajo investigación.

La compañía de procesadores móviles se encuentra en proceso de ofrecer una respuesta a la Comisión Europea ante un proceso comenzado a principios del pasado mes de diciembre. Qualcomm baraja que la Comisión Europea podría imponerle una multa del 10% de sus ganancias anuales si la Comisión Europea ve indicios claros de haber llevado prácticas anti-competitivas.

No es la primera vez que la compañía se enfrente a los reguladores europeos. En este sentido, ya ha tenido que hacer frente a dos multas en años anteriores, habiendo tenido que pagar 242 millones de euros en julio del pasado año por el bloqueo de un rival hace unos diez años, siendo su segunda multa recibida.

La anterior data del año anterior, 2018, en el que ha debido pagar una multa de 997 millones de euros por pagar a Apple Inc para el uso de sus chips y perjudicar a rivales como Intel Corp. Tampoco se libra de los reguladores estadounidenses, donde actualmente se encuentra en proceso de apelación de un caso que presentó la Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos.