Crean Inteligencia Artificial que puede recrear lo que visualizan las personas

Publicado el

No sabemos hasta qué punto podrán evolucionar los algoritmos de Inteligencia Artificial, pero los sucesivos experimentos están permitiendo que los algoritmos de Inteligencia Artificial puedan abarcar más y más campos posibles, llegando ya incluso a reconocer lo que podemos pensar.

Según comentan en NewScientist, un grupo de científicos pertenecientes a la firma de investigación Neurobotics, con sede en Rusia, estando al frente de este grupo Grigory Rashkov, ha logrado entrenar un algoritmo de Inteligencia Artificial capaz de reconocer lo que las personas han estado visualizando, simplemente, gracias a sus ondas cerebrales.

Para ello, el algoritmo ha sido entrenando utilizando clips de vídeo de diferentes tipos de escenas junto a grabaciones de ondas cerebrales mediante gorra de electroencefalograma (EEG) situadas en aquellas personas que estaban visualizando esos clips de vídeo.

Luego, el propio algoritmo ha tratado de reconocer los clips de vídeos simplemente a través de las ondas cerebrales, consiguiendo acertar 210 de los 234 intentos llevados a cabo. Los científicos han llegado a la conclusión de que el algoritmo es capaz de reconocer mejor las escenas generales que las escenas más detalladas, como aquellas donde se encuentran rostros humanos, donde el mismo ha presentado más dificultades.

Desde la citada publicación dan cuenta de las palabras de Víctor Sharmas, de la Universidad de Arizona (EE.UU.), que señala que los algoritmos de Inteligencia Artificial que leen la mente todavía miran solamente la superficie del pensamiento humano: «Lo que estamos viendo actualmente es una caricatura de la experiencia humana, pero nada remotamente parecido a una recreación precisa».

Es probable que con el tiempo podamos ver más avances en este sentido, teniendo en cuenta todo el recorrido que ha permitido que la Inteligencia Artificial forme parte de nuestras vidas en algunas de sus formas, como por ejemplo, a la hora de capturar fotografías con móviles más o menos modernos, por citar algo más cercano y cotidiano.