¿Qué podemos hacer con el NFC además de pagar?

NFC

El NFC no es para nada algo nuevo ya que apareció hace más de una década. Solo que la mayoría no sabe qué es, ni el uso que puede darle. El Near Field Communication (NFC) es una tecnología inalámbrica que tiene como objetivo enviar y recibir datos a corta distancia. Funciona a alta frecuencia para que varios dispositivos puedan compartir archivos entre sí.

Los datos son enviados a través del NFC por medio de un campo electromagnético a una velocidad de 400kbps consumiendo poca batería. El NFC móvil, tiene dos modos:

  • Modo Activo: los dos dispositivos están integrados con fuentes de energía propia. Por lo que son capaces de generar un campo electromagnético en el que pueden intercambiar información.
  • Modo Pasivo: alguno de los dispositivos no cuenta con una fuente de energía propia. Por el cual necesita que otro dispositivo genere el campo electromagnético para el intercambio de datos.

Esta tecnología se basó en las etiquetas RFID que tienen un comportamiento parecido al modo pasivo. Dichas etiquetas son las responsables de activar las alarmas cuando alguien sale de la tienda sin pagar un producto. Tras varios proyectos exitosos, como las pruebas de pago con el NFC en móviles, se impulsó la incorporación de sus funciones a los dispositivos creados a partir del 2012.

Etiquetas NFC

NFC

Estas son unas pegatinas que podemos usar a nuestra conveniencia, en cualquier parte y que además utilizan el Modo Pasivo. Podemos colocar una etiqueta NFC en cierto lugar para que se desactive el bluetooth, envíe un mensaje, etc. Cuando pasamos el móvil por la pegatina, éste ejecutará la tarea que se programó. Está función está pensada para la automatización de perfiles.

Compartir WiFi

Al colocar una etiqueta de NFC creada para conectarse al WiFi nos podremos olvidar de tener que estar continuamente dando la contraseña de nuestra red. Cualquiera que escanee la pegatina se conectará automáticamente para comenzar a disfrutar de nuestro WiFi.

Sincronización instantánea

NFC

Gracias a NFC podemos sincronizarnos instantáneamente con otros dispositivos inalámbricos como los relojes, por ejemplo. Algunas marcas como Sony, han integrado el sistema de sincronización NFC en varios de sus dispositivos. Es más simple que usar Bluetooth, ya que solo debemos acercar nuestro móvil al dispositivo sincronizado, sin tener que emparejarlo cada vez que lo usemos.

Transferir archivos

Una de las funciones más útiles que tiene el NFC, es la facilidad para compartir archivos con otros dispositivos. Podemos enviar una foto o el link de una página web, al presionar el NFC y acercar ambos móviles. Resulta más práctico enviar archivos de esta manera en comparación a otros medios.

El uso del NFC ha sido probado en diversos campos de la vida cotidiana y puede comprobarse que nos facilita ciertas tareas, pero necesita tener más apoyo por parte de sus fabricantes para su desarrollo.

Fotos de depositphotos.com.

Wendy Duran