Publicidad Inteligente y cartelería digital. Hablamos con beabloo

Publicidad Inteligente

Banners publicitarios que personalizan su contenido en función de la persona que lo está mirando, tiendas que saben lo que le interesa al cliente en función del tiempo que se queda parado en cada zona, paneles que comparan los productos que un cliente tiene en la mano dentro de una tienda física… el futuro de la publicidad es desde hace tiempo un presente cada vez más común, y hemos tenido la oportunidad de hablar con Jaume Portell, de beabloo, para entender mejor cómo funciona este sector.

Beabloo nació hace ya más de 10 años como una empresa dedicada a divulgar de forma digital productos de tiendas físicas. Los comercios podían enviar catálogos a los móviles de la época (que no eran muy inteligentes) y generaban versiones digitales de todo lo que vendía, creando estadísticas con bluetooth analytics y otras herramientas que no eran muy usadas por entonces.

Actualmente Beabloo es una solución de inteligencia artificial para retailers, aunque no han tirado la toalla con los pequeños comercios, ya que tienen productos enfocados en dicho sector.

Para entender bien lo que hace un producto como beabloo es importante conocer dos conceptos fundamentales:

Customer Inteligence: Entender qué quiere y qué hace el cliente.
Active Customer Inteligence: Darle inteligencia a la tienda para que pueda tomar decisiones por sí misma.

Usan la Inteligencia artificial para entender qué quiere el cliente y dárselo. El sistema no reconoce al cliente, pero sí reconoce sus características principales. En función de diversas variables (histórico de la tienda, el tiempo, la hora…) la tienda es capaz de ofrecer de forma bastante acertada lo que el cliente desea en todo momento.

Actualmente el mundo del e-commerce está creciendo a un buen ritmo, pero al ser humano le gusta salir de casa, le gusta visitar tiendas, y ese es el motivo por el que algunos grandes del comercio electrónico están invirtiendo en tiendas físicas (Google, Xiaomi, Alibaba…). En la tienda del futuro, en el retail de dentro de algunos años, tendremos las tiendas que generan productos de conveniencia con un click (a lo amazon) y los que generan experiencias fantásticas en el lugar físico, dando un motivo a las personas para que visiten su espacio.

Sobre la cartelería digital

cartelería digital

Sistemas de reconocimiento facial, robótica (para responder al cliente de forma automática), etiquetas RFID para que los sistemas identifiquen la existencia de productos (necesario para saber si un cliente ha cogido un producto o no, o si lo ha cambiado de sitio), interacción humana, sistemas de cambio de precio en función de la hora, conectividad wireless, beacons, IA… son muchos los conceptos con los que se deben trabajar en el mundo de la publicidad inteligente. La cartelería digital tiene que avanzar mucho, y en beabloo lo consiguen incluyendo tecnología de Inteligencia Artificial que consigue aumentar la venta hasta un 17%. Minerva es la solución de Inteligencia Artificial para cartelería digital que usan en Beabloo, uno de los pilares de la plataforma.

El software de Beabloo controla la emisión de mensajes sobre cualquier pantalla, y lo hacen de forma inteligente: observan qué pasa. Tienen cámaras en los escaparates, en la pantalla, en las estanterías… estas cámaras aprenden observando a la gente, verificando dónde están parados, mostrando contenido en función de la persona que pasa por delante de la pantalla.

Detectando el movimiento del cliente en la tienda

Esta plataforma aprende sola, obtiene datos de diferentes tipos, y uno de ellos es realmente sorprendente: los móviles están siempre buscando una red wifi disponible (la de nuestra casa, la del trabajo), y con sensores pueden detectarse esos intentos de conexión, de forma que es posible triangular la posición de cualquier persona y saber si alguien estaba en el escaparate, entra, va a la zona de chaquetas, pasa por el probador y termina en la caja, por ejemplo. Todo esto es posible hacerse con sistemas inteligentes y realizar correlaciones del tipo: “poner chaquetas en el escaparate sí funciona, porque tantas personas han realizado la compra después de 3 minutos parados fuera de la tienda“.

Cómo usa el móvil un cliente dentro de una tienda

Si el cliente comienza a usar la WiFi de la tienda, los datos obtenidos podrán usarse para llegar a más conclusiones.

Es posible saber, por ejemplo, si los clientes dentro de la tienda acceden a otras tiendas con el móvil, si comparan precios en amazon, si acceden a Facebook con la wifi de la tienda, o si envían fotos por Whatsapp. Este movimiento es anónimo, nadie se detecta, pero se obtienen datos de actividad extremadamente interesante para poder llegar a conclusiones que no ataquen a individuos específicos. Los datos obtenidos llegan a Internet y en Beabloo se encargan de analizarlos para llegar a conclusiones que pueda ayudar a la tienda a mejorar sus ventas.

Si el cliente instala la app de la tienda

Si el cliente tiene una app específica instalada, la cartelería digital puede ser más personalizada, ya que el retailer conocerá mejor a cada usuario y podrá realizar recomendaciones adecuadas. Puede conocer el historial de compras de cada persona, las búsquedas realizadas, las opiniones registradas en el pasado… En este caso se debe trabajar más el aspecto de la privacidad, ya que el cliente sí es reconocido, y él debe saberlo en todo momento.

Comparación de productos

comparar productos

Nos mostraron también el caso en el que un cartel digital detecta que un cliente tiene dos productos en la mano, dividiendo el panel entre dos para mostrar las características de cada uno. Es decir, podemos obtener comparaciones en tiempo real de los productos que nos interesan, todo gracias a la identificación de productos, de movimiento y de interés por parte de las personas. Podemos comprar móviles, perfumes, zapatillas deportivas… todas las características técnicas lado a lado, ayudando a tomar decisiones.

Asistentes inteligentes

Los asistentes inteligentes están invadiendo las casas. Alexa, Google, Siri… cada vez es más común ver cómo la gente obtiene información a partir de asistentes, y ese es un canal que debe ser aprovechado. En algún momento alguien preguntará a un asistente si una blusa blanca combina con un pantalón específico, y en ese momento el comercio electrónico debe poder entrar en acción ofreciendo recomendaciones adecuadas.

Los asistentes inteligentes no tienen banners (aunque es cierto que ya empiezan a haber soluciones con pantallas), por lo que las recomendaciones publicitarias en audio tienen que ser inteligentes para que no se clasifique como spam y sí como “una ayuda”.

Comunicación, colección, análisis, asistencia de personalización… todo con soportes digitales, aunque la selección dinámica de contenidos es el secreto, es el ingrediente necesario para una publicidad inteligente, para un “adwords en el mundo físico”, para que el cliente se sienta entendido y se le ofrezca lo que realmente quiere, ocultando información que ya sabemos que no tendrá éxito.

La zona de la tienda, el clima, la edad del cliente, la hora de la compra, el sexo… todo ha de tenerse en cuenta a la hora de ofrecer servicio a los clientes.

Imagen: depositphotos

Juan Diego Polo

Estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en la UPC (Barcelona), trabajando como ingeniero, profesor y analista desde 1998 hasta 2005, cuando decidió emprender creando wwwhatsnew.com.