Cómo funciona una tienda autónoma que no tiene cajeros para pagar por las compras

Publicado el

Cómo funciona tienda autónoma

Los avances en tecnologí­a no se han hecho esperar en este 2018 y los sistemas para mejorar las compras en tiendas fí­sicas no se han quedado atrás. Estos proyectos vienen de la mano de compañí­as como Amazon, la cual ha metido bastante mano en el desarrollo de esta tarea, teniendo como resultado tiendas autónomas que funcionan con este interesante mecanismo.

Realmente podemos extendernos bastante tiempo con este tema. Pero, para que el entendimiento se haga más fácil junto a datos puntuales, vamos a reducir el tiempo con información y datos precisos que te harán entender rápidamente cómo funciona una tienda autónoma.

Entonces, ¿cuál es el funcionamiento de una tienda autónoma sin cajeros ni cajas?

Lo primero que debemos saber es gracias a qué componentes funciona una tienda autónoma. A falta de 1, son varios factores y sistemas los que hay que tener en cuenta para que este establecimiento marche a la perfección:
• Clasificación de artí­culos.
• Análisis de acciones especí­ficas del usuario.
• Reconocimiento y detección de personas y objetos.
• También un sistema de seguimiento del cliente.
• Clasificación de los productos.
• Reconocimiento en todo momento.

Cada elemento cumple una función principal y todos deben ir de la mano con un sistema de cámaras, pues en tal caso de que un usuario especí­fico seleccione un producto, el sistema de detección ya debe saber lo que ha seleccionado, cuál es su precio y si el mismo ha sido devuelto o no al estante.

Además de ello, las cámaras deberán estar diseñadas para reconocer a cada persona que entra a la tienda (esto es posible gracias a un código de barras que deberá ser escaneado al momento de entrar a la tienda). Así­, cuando una persona entre a un local autónomo, la cámara no confundirá el usuario con otro cliente y sabrá lo que está haciendo en todo momento antes de pagar y salir del lugar.

¿Y cómo se paga en una tienda que no tiene cajas ni cajeros?

Pues muy fácil: a través de la tarjeta del cliente. Al estar cada usuario o cliente identificado, apenas salga de la tienda con cualquier producto el sistema hará el recargo automático a la tarjeta asociada a la persona.

Así­ pues, ninguna persona tendrá que estar atenta a lo que coge el cliente ni tampoco cuando sale del establecimiento. Todo lo harán las cámaras, la inteligencia artificial y los grandiosos avances en tecnologí­a. Esperemos sigan multiplicándose la presentación de tiendas autónomas.

Comparte en: