Sobre Tipografía para disléxicos

dyslexiefont

Los errores de lectura más comunes de la dislexia son intercambiar, duplicar, cambiar, girar y fundir letras juntas. Es un problema realmente común, ya que se estima que el 20% de la población sufre dislexia (según María Sanz Pastor, presidenta de la Asociación Madrid con la Dislexia), aunque en muchos casos es difícil diagnosticarlo.

Durante los últimos años han ido apareciendo varias tipografías, tipos de letra, que pueden ayudar a evitar el problema, y en este lista os hablaremos de las dos principales:

Dyslexie: En esta fuente, cada letra tiene una forma única, eliminando los errores de lectura comunes de la dislexia. El centro de gravedad se coloca en la parte inferior, lo que evita girar las letras boca abajo y agrega una línea base clara. Algunas “letras gemelas” se colocan ligeramente inclinadas, lo que las hace más fáciles de distinguir, y las aberturas de las letras se agrandan para que las letras se parezcan menos y se reconozcan mejor. Algunas letras tienen barras más largas, lo que ayuda a disminuir el cambio de letras durante la lectura y los signos de puntuación y las letras mayúsculas están en negrita, haciendo hincapié en los descansos, finales y comienzos de las frases.

Para uso particular la fuente es gratuita, aunque hay precios especiales para escuelas y para más de un ordenador. Cuentan también con editor de textos y hasta con una extensión chrome para cambiar el tipo de letra de las páginas que leemos.

opendyslexic.org: OpenDyslexic es una nueva fuente de código abierto creada para aumentar la legibilidad para los lectores con dislexia. El tipo de letra incluye estilos regulares, negrita, cursiva y negrita-cursiva. Se está actualizando de forma continua y mejorada en función de las aportaciones de usuarios disléxicos. OpenDyslexic es gratuito para uso comercial y personal. Hay estudios universitarios (PDF) que analizan esta fuente para tratar el problema.

Los artículos sobre “fuentes amigables para la dislexia” aparecieron bastante hace unos años, pero aún es pronto para llegar a la conclusión de que las fuentes ayuden a todas las personas con dislexia a leer más rápido y con mayor precisión. ¿Por qué estas fuentes reciben tanta atención? A veces los hallazgos de la investigación llegan a la prensa popular sin suficiente investigación. Estas fuentes aún deben estudiarse utilizando lo que los investigadores llaman estudios aleatorizados controlados, y deben publicarse en revistas científicas revisadas, para que expertos independientes en el campo lo examinen y pueden llegar a mejores conclusiones, tal y como indicó Guinevere Eden, del centro de estudio para el aprendizaje del Georgetown University Medical Center. Aún así, vale la pena probarlo, ya que cada caso es un mundo.

Juan Diego Polo

Estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en la UPC (Barcelona), trabajando como ingeniero, profesor y analista desde 1998 hasta 2005, cuando decidió emprender creando wwwhatsnew.com.