6 ejercicios mentales para mejorar la concentración y la memoria

Publicado el

Las actividades que se presentan en todos nosotros, suelen llegar con indicaciones o información de relevancia a las que tenemos que prestar minuciosa atención, e incluso memorizar detenidamente, pues el dejar pasar algún detalle, puede acarrear en resultados no deseados que fácilmente pudieron ser evitados si se hubiera tenido una concentración adecuada, y más cuidado deberí­amos de tener cuando hablamos de equipos electrónicos o dispositivos en el hogar, pues el no saber una indicación nos puede conceder un dí­a con bastantes problemas.

El cerebro nunca para de trabajar, y el rendimiento personal de cada quien en relación a la concentración, puede mejorar con la práctica de un par de ejercicios mentales que harán que seamos una persona atenta, buena con la memoria y la concentración. Si deseas mejorar la concentración y la memoria, no te puedes perder estas 6 técnicas de gimnasia mental de oro que al practicarlas de forma constante darán los resultados que esperamos.

Conoce una palabra nueva todos los dí­as

Cualquiera que sea tu especialidad laboral, debes de manejarla con términos y sinónimos adecuados que expliquen de forma concreta lo que quieres decir, y aún mejor explicado si nuestro entorno laboral se relaciona con la tecnologí­a y los dispositivos electrónicos. Dedí­cate a aprender una nueva palabra por dí­a, busca su significado, para qué sirve, entre otra información de interés.

Arma un rompecabezas. Cuando lo termines, vuélvelo a armar

Aunque suene fastidioso y poco cautivador, el volver a armar un rompecabezas puede resultar muy efectivo para memorizar las piezas y su lugar correcto dentro de la representación. Toma el tiempo cuando lo armes la primera vez, y luego, cuando decidas armarlo otra vez, vuelve a cronometrar los minutos o las horas empleadas, así­ te darás cuenta de que habrás mejorado al armarlo más rápido que en la primera oportunidad.

Voltea una fotografí­a y ojéala minuciosamente, así­ te darás cuentas de detalles que antes pasabas por alto

En lo personal, muchas veces no me percato de pequeños detalles que pueden marcar la diferencia, ya sea en una fotografí­a, o en otras cosas. Por eso, es recomendable girar una imagen para darnos cuentas de elementos y figuras que antes ni sabí­amos que estaban allí­.

Identifica los objetos o personas que están en un área pequeña, cierra los ojos y trata de recordarlos

Cuando entres a tu cuarto, al salón de clases, o a la oficina de trabajo, captura con tus ojos todo lo que veas de forma detallada. Luego, cierra los ojos y comienza a enumerar el número de personas, las cosas que están a tu lado izquierdo y a tu lado derecho, qué hay atrás tuyo, entre otras cosas.

Cambiar de lado el ratón del ordenador también ayuda, y más en estos tiempos de tecnologí­a a más no poder

Si nos levantamos poco del sillón del ordenador, y nuestra memoria y concentración no tiende a funcionar correctamente, puedes cambiar el ratón de lugar. En este caso, si está a tu lado derecho, ubí­calo en el izquierdo, y si está en el izquierdo, pues intercámbialo al derecho.

Si lees un libro, guarda una frase y empléala con diferentes palabras o sinónimos

Independientemente del tí­tulo que leas, cada párrafo contiene una frase que se puede utilizar en algún contexto de nuestra cotidianidad, aquí­ lo único que deberás hacer es anotar una de esas frases, modificarla y emplearla en una conversación en especí­fico y que realmente creas que pueda encajar.

La práctica hace al maestro, con un poco de entrenamiento y paciencia, al cabo de unas semanas verás un cambio notorio de todo lo que has venido implementando en tu dí­a a dí­a.

Publicado en BienestarEtiquetado concentración, ejercicios

Comparte en: