Construyendo casas con impresoras 3D

Foto: Science Robotics

Foto: Science Robotics

Los investigadores del MIT Media Lab han publicado un artículo en Science Robotics mostrando cómo pueden usarse las nuevas tecnologías de impresión 3D en el mundo de la construcción.

Han presentado la Plataforma de Construcción Digital (DCP), un sistema de construcción automatizado capaz de fabricar estructuras a escala arquitectónica. Es una especia de brazo robótico gigante que usa técnicas de construcción aditivas para construir grandes estructuras de forma segura, rápida y en muchos casos renovable.

La DCP es móvil, se mueve a 0,5 m/s, y funciona gracias a baterías que se cargan con energía solar. Consigue tener un alcance bastante alto, por lo que un solo brazo es capaz de construir hasta 2.786 metros cúbicos. El robot está hecho de dos brazos, uno grande y largo, con 4 grados de libertad, que hace todos los movimientos amplios, y un brazo pequeño, más hábil, que se encarga de movimientos finos, como nuestras manos y dedos. El coste del sistema es de casi 250.000 dólares.

Para imprimir las casas usan un rociador existente en el extremo del brazo pequeño que combina dos productos químicos para poder endurecer la espuma expulsada. En el vídeo inferior es posible verlo durante la construcción de una especie de iglú gigante, una cúpula de 3.7 metros de altura, con una anchura de 14.6 metros, que podría usarse para construir bases temporales en otros planetas, por ejemplo, ya que al ser autónomo y funcionar con energía solar, podría aterrizar en Marte e ir construyendo cúpulas sin intervención humana.

Debido a que la espuma se seca tan rápidamente, es posible hacer techos planos o estantes. Los investigadores han estado diseñando también la construcción de barras de refuerzo, tal y como puede verse en las imágenes publicadas en este artículo del MIT.

Para crear estas casas solo es necesario tener energía y materiales. Este último punto es el más delicado, aunque es relativamente fácil hacer ingredientes de espuma de aerosol desde cero. También se han hecho experimentos con con vidrio pulverizado electro-sinterizado, hielo depositado térmicamente y tierra comprimida que contiene fibras de grava y heno.

Aquí tenéis el vídeo mostrando “la magia”:

Juan Diego Polo

Estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en la UPC (Barcelona), trabajando como ingeniero, profesor y analista desde 1998 hasta 2005, cuando decidió emprender creando wwwhatsnew.com.