La revolución digital se instala en las aulas

La enseñanza a la antigua usanza -con lápiz, papel y decenas de libros- fijaban un camino opaco y muy definido para los estudiantes. Sin embargo, la llegada de la revolución digital también transformó este panorama educativo: las horas interminables de clase ahora se dinamizan a golpe de stylus y pantallas táctiles; las necesidades de los alumnos se cubren con mayor flexibilidad, creatividad y, sobre todo, bajo un universo totalmente diferente.

Cuando hablamos del acceso a dispositivos electrónicos en la educación siempre hay un poco de temor, ya que no se sabe cómo simplificar y optimizar su uso. En esta transformación la ayuda de los docentes y padres es esencial. Debemos de estar cada vez más familiarizados con las nuevas tecnologías y proponernos nuevos retos. No solo es suficiente saber cómo utilizar una máquina, sino que también debemos de ayudar al alumno a exprimir al máximo su aprendizaje a través de las infraestructuras digitales, convertirnos en un guía para ellos.

La revolución digital se instala en las aulas

Sobre esta idea se impone otra, la de contar con datos exactos sobre el progreso de cada alumno. Si se digitalizan y almacenan sus deberes y tareas, los profesores contamos con información de quién está atascado en las asignaturas o quién va por delante, por lo que podemos programar las horas y contenidos de clase en función de estos datos.

Ante este programa educativo, las compañías informáticas, colegios y universidades se unieron para incorporar las nuevas tecnologías en las aulas. Por ello, tanto docentes como padres buscan el dispositivo que mejor se adapte al cambio. Una de las propuestas más exitosas son los 2-en-1, que se pueden utilizar como ordenador o tablet; la categoría más funcional y asequible para estudiantes universitarios.

Compañías como Acer han apostado de lleno por la integración de los productos digitales en los centros de enseñanza. Una de sus referencias, Switch Alpha 12 (un 2-en-1 ultradelgado y muy resistente) se ha convertido en su producto más popular: es fácil de llevar, cuenta con las mismas funciones que un portátil y se puede convertir en tablet como uso cotidiano, ideal para el entorno de la educación superior.

Switch Alpha 12

Switch Alpha 12 de Acer

Como portátil, incluye Windows 10 y todas las funciones completas de un ordenador. Pero si se busca un uso más cómodo (como navegación, streaming de vídeo, lectura o escritura mediante lápiz activo) se puede colocar como tablet. Asimismo, tanto la pantalla como el teclado destacan por su ligereza y delgadez, especialmente si los comparamos con un portátil convencional.

De esta manera, el alumno lleva toda la información encima, la mueve, la intercambia y la comparte fuera y dentro de clase. Y en la mayoría de casos los estudiantes aprenden de forma intuitiva, sin ser conscientes de ello. La clase no es el único lugar donde se aprende: el uso de aplicaciones y programas educativos como complemento de los apuntes y libros es cada vez más numeroso. Además, muchas son gratuitas y ayudan al desarrollo educativo de los alumnos.

Otro de los puntos a destacar de Switch Alpha 12 es la sustitución de ventiladores por el sistema de refrigeración Liquid Loop. El dispositivo, gracias a esta tecnología, se mantendrá con una temperatura estable durante todo su uso y sin hacer nada de ruido, por lo que no es solo apto para las clases sino también para otros espacios donde se necesite trabajar en silencio, como bibliotecas, grupos de trabajo o exposiciones. Otra ventaja de la ausencia de ventilador: el flujo de aire del equipo no se compromete ni este acumula polvo en su interior.

El consumo también es otro de los puntos fuertes de este 2-en-1. Switch Alpha 12 cuenta con una batería de 8 horas, lo que le proporciona suficiente carga para el uso de un día; pero también disminuye la factura de la luz, pues cuenta con un ahorro energético mayor que un portátil o un ordenador tradicional.

No obstante, el verdadero valor de Switch Alpha 12 en el ámbito educativo se encuentra en dos aspectos fundamentales: el impulso de la personalización y la accesibilidad. Acompañado de un lápiz activo, la escritura es más intuitiva y la experiencia de uso mucho más precisa. Este permite escribir apoyando la mano en la pantalla cuando se usa un stylus, además de contar con 256 niveles de sensibilidad a la presión. Asimismo, la solución Continuum de Windows promete una experiencia fluida y optimizada para el uso táctil de su pantalla. De esta manera, el usuario puede entrar y salir del modo tablet en cualquier momento con la garantía de que siempre dispondrá de una presentación perfecta y una transición fluida.

A través de esta tecnología, la educación es capaz de alcanzar retos tales como el aprendizaje colaborativo o la formación personalizada especialmente en asignaturas más complicadas, como lengua extranjera o matemáticas. Además, el uso adecuado del material tecnológico permite a los profesores dedicarse a tareas más productivas para el alumno, como ayudarle a resolver problemas y dudas específicas y plantearles nuevos caminos de aprendizaje de una manera más personalizada.

La fórmula del éxito del Switch Alpha 12 de Acer es sencilla: un dispositivo accesible y asequible que permite que el estudiante acceda una metodología dinámica y divertida. A través de sus características y funcionalidades se disuelven todas las barreras que dificultan el camino del e-learning.

Para más información sobre las soluciones para Educación de Acer consulta aquí.

Publipost

Artículo patrocinado, escrito por nuestro equipo usando las informaciones enviadas por nuestros anunciantes.