LIVR, red social creada para los bebedores nocturnos

Publicado el

LIVR

En lo que respecta a las plataformas sociales, todaví­a nos queda mucho que ver, por lo que nos podemos llevar más de una sorpresa. Un claro ejemplo lo tenemos en la nueva red social móvil LIVR (livr-app.com), que estará disponible bajo la idea de ser diferente al resto de «redes sociales aburridas», en el que los usuarios podrán entrar y participar en un conjunto de caracterí­sticas que aumentarán en función del nivel de bebidas alcohólicas tomadas. Para ello, los usuarios tendrán que soplar a través de un alcoholí­metro conectado a sus terminales móviles, de manera que si aún no han bebido, no tendrán acceso a esta red social.

En la propia página vemos al final una aclaración indicando que la aplicación va destinada a adultos responsables con edad legal para beber, desarrollado simplemente con fines de entretenimiento. También recomienda no consumir bebidas alcohólicas en exceso además de otros avisos importantes.

Una de las caracterí­sticas con las que cuenta esta red social móvil es un mapa en el que localiza a otros usuarios en los alrededores del propio usuario que también están bebiendo, incluyendo sus niveles de alcohol, e incluso dicha red también permite contactar ví­a chat de manera aleatoria con otro usuario.

Al final, los usuarios pueden arrepentirse de todo lo que han hecho durante su noche de fiesta, por lo que podrán eliminar todo el contenido con un sólo toque, o más bien les ha parecido una noche divertida, por lo que podrán informar a otros usuarios de LIVR.

TNW informa que su lanzamiento será en esta primavera. Sin duda, puede ser una red social de lo más curiosa, siempre y cuando se beba con la suficiente precaución, ya que como hemos dicho, LIVR tiene sólo una finalidad de entretenimiento, no quiere incentivar el consumo irresponsable de alcohol.

Actualización: Como muchos sospechábamos, la aplicación en realidad no existe ni existirá, era únicamente una broma que ha conseguido ganar más repercusión de la que podrí­amos haber imaginado.

Una broma muy bien elaborada, por cierto, ya que hasta ví­deo tiene: