Un robot origami que crece en el estómago y se controla remotamente

robot

Imaginad un pequeño robot que se pueda poner dentro de una cápsula para que una persona pueda tragarlo fácilmente. Una vez en el estómago, el robot se desdoblaría, como si fuera una obra de origami, y se controlaría remotamente para realizar tareas de varios tipos.

Eso es en lo que han estado trabajando entre el MIT, la Universidad de Sheffield, y el Instituto de Tecnología de Tokio, un pequeño robot de origami que pueden desplegarse desde dentro de una píldora, dirigido por campos magnéticos externos para que pueda arrastrarse a través de la pared del estómago para extraer objetos (pilas tragadas que se quedan pegadas en la pared del estómago, por ejemplo, un caso bastante típico) o incluso para tapar heridas.

El nuevo trabajo se está presentando en la Conferencia Internacional de Robótica y Automatización, donde indican decenas de posibles utilidades en el mundo de la medicina.

Inicialmente se pensó para poder eliminar pequeños objetos pegados en el estómago sin necesidad de usar cirugía, ya que con un pequeño empujón se podría despegar y dejar que se expulse, junto al robot, de forma natural por el aparato digestivo.

En este vídeo tenéis más detalles, así como una demostración práctica del caso de la pila de botón:

Juan Diego Polo

Estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en la UPC (Barcelona), trabajando como ingeniero, profesor y analista desde 1998 hasta 2005, cuando decidió emprender creando wwwhatsnew.com.