Un Babelfish salido del pantano de POX

_MG_9465

Uno de los aspectos fundacionales de la Web es el concepto de que, aunque el cliente (el navegador) y el servidor no se hayan “conocido” nunca, deberían ser capaces de entenderse e interactuar sin mayor problema.

Este era uno de los problemas clave que Tim Berners-Lee y Robert Cailliau querían resolver cuando definieron el hipertexto como “enlazar y hacer accesible información de distintos tipos, en una red de nodos por la que el usuario pueda navegar según le plazca”.

La Web programable de hoy en día quizá haya empezado a alejarse de este pilar universal, y en la sesión que Ross Garrett, de Axway, ha presentado en APIdays Mediterranea hemos reflexionado sobre el lenguaje de las APIs web y por qué los desarrolladores y los clientes deberían esforzarse por entenderlo.

Para crear un ecosistema que sea sencillo y fácil de acceder nos recomienda que no solo dividamos nuestro gran sistema en pequeñas unidades fácilmente manejables, sino también usar todos los verbos HTTP para responder a las expectativas y evitar complicaciones innecesarias. Nos recuerda que no estamos atados al XML y que no debemos dudar en utilizar el formato que más nos convenga.

Fotografías de Mariano Cuesta.

Leticia Martín-Fuertes

Licenciada en Filología Clásica, le apasiona todo lo que tenga que ver con la lengua y la tecnología. Ha trabajado como editora de diccionarios especializados multilingües y libros de economía. Actualmente trabaja como lingüista en la empresa de procesamiento del lenguaje natural Molino de ideas, adecentando textos lo más automáticamente posible que puede, y también es traductora, correctora y redactora especializada en tecnología y contenidos audiovisuales.