Ironhack, los cursos de programación que las grandes empresas solicitan

Terminamos los estudios, hacemos un curso de programación, lo incluimos en el currículo y empezamos a enviar emails y cartas a las empresas. Hacemos mil entrevistas, empezamos a trabajar en una compañía, recibimos meses de entrenamiento para adaptar nuestros conocimientos de programación a lo que ellos necesitan y, si pasamos la prueba, comenzaremos a producir y a dejar a todo el mundo feliz y contento.

Esos son los pasos habituales que una persona tiene que realizar para trabajar como programador en una gran compañía, un proceso que en muchas ocasiones peca por no encontrar de forma adecuada el equilibrio entre lo que el mercado necesita y lo que las instituciones enseñan. Las carreras universitarias son extremadamente teóricas, enseñan conceptos generales y entrenan nuestra forma de pensar para que sea sencillo aprender cosas nuevas en el futuro, pero no generan profesionales preparados para producir al día siguiente, y eso es algo que las empresas sienten con bastante frecuencia.

Lo ideal sería que si una gran empresa necesita a un profesional en un lenguaje de programación específico, entrase en contacto con alguna institución de enseñanza y ayudase a preparar un curso que se adapta a la realidad, a lo que se hará en la empresa. De esa forma los estudiantes sabrán que lo que están aprendiendo se usará, y que cuando terminen, habrá una empresa, “patrocinadora del curso”, que estará esperando con los brazos abiertos.

Eso es lo que hace ironhack.com, un nuevo proyecto que nos presentan desde Madrid, una iniciativa que ha entrado en contacto con grandes empresas recopilando factores comunes, necesidades que deben ser cubiertas por los profesionales que ocuparán un puesto de trabajo en las mismas.

ironhack

ironhack se sostiene gracias a dos pilares fundamentales: una o varias empresas que indican lo que necesitan y varios profesionales con experiencia en proyectos reales (ironhackers, CTOs de startups, administradores de grandes compañías, fundadores de proyectos web, etc.) que se encargarán de dar las clases. Los cursos son liderados por ese profesional, y apoyados por otros profesores que, en la misma sala, irá ayudando a los alumnos de forma personalizada, produciendo más y mejor para garantizar que, terminado el curso, el éxito será completo. En su portal podéis enviar vuestro perfil si creéis que tenéis sangre de ironhacker.

No pueden garantizar que el 100% de los estudiantes encuentre trabajo en las empresas contactadas anteriormente, pero sí garantizan que habrá un contacto directo entre quien hizo el curso y quien lo pidió. La meta del equipo de Ironhack es que el 100% de los alumnos consigan buenos empleos al final del curso. Las empresas son las primeras interesadas en que el modelo funcione, ya que evita tener que realizar entrenamientos internos a personas que igual no cumplen con el perfil deseado, y en ironhack harán todo lo posible para que los tres protagonistas (empresa, estudiante y profesor) encuentren un beneficio directo con el proyecto.

De momento ya tienen el primer curso disponible en su portal, un curso sobre desarrollo web de más de 300 horas. Los cursos deben ser presenciales, y este primero se realizará en Madrid, tal y como informan en la ficha del mismo.

En su blog comentan los objetivos del proyecto. Por un lado quieren reducir el desempleo juvenil en España. En el mercado de TI sí hay ofertas de empleo, hay muchas plazas y se buscan grandes profesionales en el mundo de la programación. Según han podido comprobar realizando entrevistas con algunas compañías, hay una sed enorme de talento tecnológico, solo falta orientar de forma adecuada a los profesionales.

No es necesario realizar otro curso universitario para cambiar el perfil profesional, es necesario obtener la formación adecuada, la que necesitan las empresas, ni más ni menos.

Por otro lado quieren reducir la escasez de talento técnico. A pesar de los 26 millones de parados en Europa, la Comisión Europea estima que hay 700.000 puestos de trabajo vacantes de TI en la UE. Se espera que este número crezca a un ritmo de 100.000 por año, mientras que el número de expertos graduados en Ti no crece. En ironhack quieren ser selectivos, quieren tener como alumnos a apasionado de la programación y la tecnología.

Esperemos que la idea funcione y que la inversión realizada por los estudiantes tenga el mejor premio posible: un buen puesto de trabajo.

Juan Diego Polo

Estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en la UPC (Barcelona), trabajando como ingeniero, profesor y analista desde 1998 hasta 2005, cuando decidió emprender creando wwwhatsnew.com.