5 estrategias de Inbound Marketing

Inbound Marketing

Existen 5 objetivos básicos para cualquier empresa que tenga presencia online:

– Venta de productos o servicios
– Captación de leads
– Mejorar el engagement, participación e interacción
– Atención al cliente
– Marca y fidelización

Cualquier empresa, blog o web podrí­a englobarse en uno o varios de estos objetivos online. Es por este motivo, que una estrategia de Inbound Marketing que pretenda ser exitosa y eficiente debe saber responder al tipo de necesidades y caracterí­sticas singulares que generan este tipo de objetivos, tanto desde la perspectiva de la empresa como del cliente potencial al que está orientada.

Así­ pues, advertimos que podrí­amos asemejar 5 estrategias posibles de Inbound Marketing a los 5 tipos de empresa u objetivos de una web en el mundo digital. El Inbound Marketing, como herramienta de comunicación y marketing que es, podrí­amos pensar que está más vinculada con la primera tipologí­a de empresas, más orientadas a la venta, y no tanto al resto de alternativas. Ahora bien, ¿qué publicista, marketero o agente digital no va a querer trabajar en un proyecto online que no esté orientado a una e-commerce? Obviamente, ninguno. Ésta es una reflexión que me gustarí­a remarcar, y es que a menudo olvidamos aquellas empresas que no tienen una vocación puramente comercial o que entre sus prioridades estratégicas están otras ramas como la captación de leads o mejorar la atención y servicio al usuario.

¿Cómo orientar la estrategia de Inbound Marketing a objetivos no comerciales?

Captación de leads

Sin duda, esta podrí­a parecer una misión simplificada de una estrategia global de Inbound Marketing orientada a una e-commerce. Y es que, la parte central en este tipo de estrategias donde la conversión final se mide en ventas se basa en la captación leads y el posterior trato personalizado y segmentado que se le da.

Así­ pues, un proyecto online orientado a recopilar leads exclusivamente para luego comercializar esa información, debe tener también una estrategia definida y un posicionamiento acorde a ello. Si se busca captar información habrá que estar presente allí­ donde se ceda esa información, diferenciándose del resto de la competencia, marcando unas pautas distintas y ofreciendo, además, una calidad singular al cliente objetivo que cederá su lead. ¿Sabe para qué se va a utilizar? ¿Cuándo se ha ofrecido? ¿Le premiamos por ello? ¿Tiene total libertad para acceder a sus preferencias o gustos? No convirtamos ese lead en una fuente de valor exclusivamente para la empresa, también debe serlo en mayor medida para la persona que nos los dio.

Mejorar engagement, participación e interacción

Este podrí­a ser perfectamente el objetivo de un blogger. Aumentar el número de artí­culos leí­dos medio, medir el scroll down de cada url, monitorizar la viralización de sus contenidos”¦ Todo ello debe estructurarse y definirse de forma adecuada para que el lector aumente este tipo de interacciones.

Dentro de una estrategia de Inbound Marketing se podrí­a gestionar el tipo de leads que se captan, categorizarlos y ofrecerles contenido personalizado en base a sus gustos y preferencias.
Analizar demográficamente la información que se lee y también a nivel horario. Tener clara la clasificación de temáticas y segmentar en base a ello puede ser una fuente de información muy interesante de cara a optimizar los resultados del blog o negocio online que busque impulsar la participación e interacción.

Atención al cliente

Cualquier negocio o área empresarial orientada a resolver dudas o atender reclamaciones también deberá tener una pauta adecuada para mejorar sus resultados y cumplir con sus objetivos (sí­, también estas empresas tienen objetivos estratégicos)

A menudo en este sentido el Inbound Marketing irá más ligado a la analí­tica que a otro aspecto, calculando qué empleados tienen una tasa de satisfacción mayor o qué caracterí­sticas tienen aquellos que mejor saben llevar las quejas o inquietudes de los clientes. De este modo, también se podrá ofrecer un seguimiento adecuado en el tiempo para hacer sentir a aquel usuario especial, no solo para saber qué tal le fue la atención sino para ofrecerle soluciones, regalos o contenidos de interés a dudas relacionadas. De todos modos, la atención al cliente suele ir de la mano de otros objetivos o lí­neas corporativas, por lo que de su optimización conjunta se podrán maximizar los resultados y convertir la estrategia online en una estrategia ganadora.

Marca y fidelización

La generación de conocimiento técnico o de calidad puede ser clave para quienes buscan cumplir con este objetivo.
Nuevamente la diferencia la marcará cómo de adecuado y pertinente sea ese contenido en base a lo que el cliente a fidelizar necesita. Fidelizar no es vender, es vender a largo plazo, por lo que se buscará modelar futuros comportamientos del cliente y sobre todo convertirlo en embajador de la marca, reafirmando la condición de lí­deres que podamos tener en cada nuevo cliente que la empresa genere.

Y ahora es tu momento, ¿Qué objetivos tiene tu negocio?

 

Autor: Roger Llorens, licenciado en Administración y Dirección de empresas por la UAB, completando sus estudios en la Linnaeus University de Suecia. Especializado en Marketing Online desde 2008 y trabaja estrategia online corporativa y comunicativa para varias empresas y startups.

Imagen de shutterstock.com