Samsung y otras compañías dejarán de suministrar componentes para móviles a Huawei

Publicado el

Huawei

Empeora la situación para Huawei después desde que a mediados del pasado mes de agosto, el Departamento de Comercio de los Estados Unidos aumentase las restricciones a dicha compañía, prohibiendo a los proveedores de semiconductores la venta de componentes electrónicos a Huawei en los que se haya empleado tecnologías y procesos estadounidenses, afectando específicamente a los conjuntos de chips y de pantallas.

Según informa la publicación surcoreana Chosun Ilbo, Samsung Electronics y SK Hynix han decidido dejar de venderle chips de todo tipo a partir del próximo día 15 de septiembre, coincidiendo con la fecha de la entrada en vigor de las nuevas restricciones estadounidenses.

Por tanto, el próximo día 14 será el último día en el que las compañías afectadas (se habla de unas 38 en 21 mercados) puedan seguir haciendo negocios con Huawei. La situación es de tal calibre que Huawei ve como algo cercano que se quede sin sus chips Kirin.

Se da la circunstancia de que existen pocos fabricantes de semiconductores que no emplean tecnologías y procesos estadounidenses, como el fabricante de pantallas BOE, de origen chino, que ya cuenta con experiencia como proveedor mundial de pantallas, suministrando pantallas tanto a Huawei como a otras marcas de productos electrónicos.

Aquellas compañías que utilicen tecnología estadounidense y que quieran seguir colaborando con Huawei a partir de la mencionada fecha, deberán enviar las solicitudes para su aprobación por parte del Departamento de Comercio de los Estados Unidos, aunque en la práctica, y a pesar de las presiones de algunas de ellas, han preferido finalmente dejar de hacer negocios con Huawei para no agitar la situación.

La prohibición, como decimos, no sólo afecta a los componentes electrónicos, como procesadores o memorias, ya que afecta también al suministro de pantallas. En este sentido, Samsung, además de dejar de suministrar chips, también dejará de suministrar pantallas, al igual que LG Display, desde el mismo día 15.

Esta situación no tendrá un impacto notable en sus negocios, ya que tienen muchos más clientes en todo el mundo, siendo Huawei la gran perjudicada. Habrá que ver, por tanto, las decisiones que tome Huawei para que pueda seguir fabricando teléfonos móviles inteligentes a pesar del crecimiento de las restricciones, en la búsqueda de perjudicarla lo máximo posible.