Para qué sirve un robot tan lento como un perezoso

Publicado el

perezoso robot

Los robots que más llaman la atención en nuestra categoría «robots» son los que saltan, se mueven, corren y hacen movimientos realmente inesperados. Parece que el futuro de los robots está determinado precisamente para conseguir cosas que el ser humano no puede, y la velocidad es fundamental en ese punto.

Si tenemos eso en cuenta… ¿por qué han creado un robot con forma de perezoso que se mueve tan lento como el animal al que imita?

El invento es de Magnus Egerstedt, profesor de robótica en Georgia Tech, quien se inspiró en algunos perezosos que conoció en Costa Rica para explorar la idea de la «lentitud como paradigma de diseño». Con eso en mente, diseñó al robot SlothBot.

Se mueve muy lentamente, y está lleno de sensores para analizar su entorno. Por supuesto, se podrían haber puesto sensores estáticos en su lugar, pero en este caso su movimiento tiene dos ventajas fundamentales:

– No consume mucha energía.
– Consigue desplazar lentamente la posición de los sensores para encontrar luz solar, la fuente de su energía.

La idea es que pueda usarse debajo de una densa copa de árboles, analizando su entorno durante semanas o meses. SlothBot puede arrastrarse desde debajo de un árbol para encontrar algo de sol para recargarse, tomar el sol por un tiempo y luego vuelva a gatear para reanudar la recopilación de datos.

El diseño perezoso no tiene ningún propósito técnico, pero creen que de esta forma pueden ayudar también a entusiasmar a los niños con la robótica y/o la biología de la conservación.

Comentan en IEEE que SlothBot es parte de una filosofía de diseño más amplia que el profesor ha comenzado a llamar «Ecología de robots».

El diseño del robot debe entenderse en el contexto ambiental en el que se implementará.

Creen que de esta forma es posible crear desde robots suspendidos en el fondo del océano para realizar un seguimiento de los contaminantes o perezosos que analicen las variaciones de temperatura.

Esperemos que no llegue ningún predador pensando que se trata de un ser vivo y nos quedemos sin sensores, aunque la mayoría de dichos predadores huelen antes de abrir la boca.

Comparte en: