La IA de Google detecta el cáncer de mama con más precisión que los médicos

Publicado el

El equipo de Google comparte los resultados de una nueva investigación que da a conocer el potencial de la IA para detectar cáncer de mama.

El objetivo de  DeepMind era analizar si la IA podía detectar los signos de cáncer de mama alcanzando una precisión igual o superior que el personal médico.

A pesar de la existencia de programas de detección en todo el mundo, la interpretación de las mamografías se ve afectada por las altas tasas de falsos positivos y falsos negativos. Aquí presentamos un sistema de inteligencia artificial (IA) que es capaz de superar a los expertos humanos en la predicción del cáncer de mama

Para ello, entrenaron a la IA partieron de los datos que arrojaron mamografías anónimás. En una primera etapa, analizó 15000 mamografías de Estados Unidos y 76000 de Reino Unido como referencia para detectar los signos de cáncer.

Luego el entrenamiento supuso analizar conjuntos de datos más pequeños de cada región de forma independiente.

La IA tuvo mejor desempeño en la mayoría de los casos

Según la investigación compartida, la IA pudo detectar cáncer de mama en casos que no fueron percibidos previamente por profesionales médicos. Y por otro lado, también tuvo éxito en reducir los falsos positivos al ignorar determinadas características.

Cuando se puso a prueba el entrenamiento, la IA logró:

  • reducir un 5,7% los falsos positivos y 9,4 % los falsos negativos en las mamografías de mujeres de EE.UU
  • y una reducción del 1,2%  en falsos positivos y 2,7 % en falsos negativos en mamografías de Reino Unido

La misma dinámica se repitió en diferentes contextos para evaluar su eficacia y los resultados fueron positivos en la mayoría de los casos. En algunos de ellos, los médicos pudieron notar detalles que la IA paso por alto.

Un resultado interesante si tenemos en cuenta que la IA solo analizó los datos de mamografías recientes, sin tener información adicional como el historial médico o estudios anteriores. Es decir, sin tener todo el contexto de la salud del paciente como sucede cuando un médico analiza los signos de un posible cáncer.

Si bien estas pruebas no se han hecho en condiciones normales para evaluar el desempeño de la IA analizando pacientes en condiciones reales, y aún la investigación está en sus primeras etapas, estos resultados son promisorios.

La idea no es que la IA reemplace el trabajo de los profesionales, sino que se plantea como una herramienta o complemento. Podría significar diagnósticos más rápidos, menos estrés para los pacientes y la posibilidad de recibir tratamiento en una etapa más temprana de la enfermedad.