Instagram avisará también cuando los subtítulos puedan ser considerados como ofensivos

Publicado el

Instagram, dada su popularidad, sobre todo, entre los usuarios más jóvenes, no escapa de la existencia de comportamientos ofensivos de una parte de sus usuarios, que con sus acciones perjudican la experiencia que reciben muchos otros.

Ahora, teniendo en cuenta el éxito obtenido con la implementación, a principios de año, de su sistema de Inteligencia Artificial para avisar a los usuarios cuando sus comentarios puedan llegar a ser considerados como ofensivos antes de su publicación, espera obtener un éxito similar llevando su sistema de Inteligencia Artificial a ámbito de los subtítulos.

Luchando contra el acoso en línea

La idea es que, al igual que con los comentarios, los usuarios reciban avisos cuando se considere que sus subtítulos puedan llegar a ser considerados como ofensivos, buscando su reconsideración antes de publicar sus contenidos correspondientes en el feed.

Esta nueva característica comienza a estar desde hoy disponible en una serie de mercados seleccionados, aunque desde la plataforma social no haya especificado cuáles son, para llegar a estar disponible globalmente en los próximos meses, sin especificar nada al respecto.

Con ello pretende educar a los usuarios en el buen uso de la plataforma, evitándoles incumplir con las normas comunitarias, y por tanto, evitar que sus cuentas puedan llegar a ser afectadas con limitaciones o suspensiones de las mismas, buscando en líneas generales la reducción del acoso en línea.

El sistema de Inteligencia Artificial tendrá en cuenta todos aquellos subtítulos que hayan sido denunciados previamente para avisar a los usuarios de la potencialidad de que los subtítulos de sus nuevas publicaciones puedan llegar a ser también considerados como ofensivos.

Este es un paso más en la lucha para generar un ecosistema saludable entre los usuarios, permitiendo la libre participación de todos bajo unas normas que impida el deterioro de ese ecosistema por culpa de unos pocos.

Y es que, con más de 1.000 millones de usuarios activos, Instagram no puede permitirse que exista ningún tipo de comportamiento inadecuado.