Los paneles solares flexibles de la empresa Pvilion, para ponerlos en ropa

Publicado el

paneles solares flexibles

Pvilion es una empresa que forma parte del Centro de Leyes de Innovación de la Facultad de Derecho de la Universidad de Syracuse, en Estados Unidos, y han diseñado un un tejido flexible que puede alimentarse con energía solar para usarse en cualquier superficie.

La compañía nació de FTL, una empresa con casi 25 años de experiencia en innovación tecnológica. Ha sido una subdivisión de FTL llamada FTL Solar, quien creó la tecnología de célula solar flexible que es el núcleo del negocio de Pvilion.

Ahora están trabajando con otras empresas para adaptar su tecnología en diferentes productos. Uno de ellos es el gigante de la moda Tommy Hilfiger, y tienen pensado crear chaquetas y bolsas con capacidades de carga USB, un ejemplo de las posibilidades de esta tecnología. Otro de los objetivos es ponerlo en sombrillas, para que se genere electricidad mientras dan sombra.

En 2006 ya había estudios para poner paneles solares en ropa. Y en 2016 ya vimos como un proyecto del MIT presentó la primera célula solar extremadamente delgada y eficiente, de solo 1,3 micras, capaz de producir hasta 6 vatios de potencia por gramo, tan ligera que podría ponerse en una burbuja de jabón. Lo consiguieron sustituyendo el cristal y demás componentes pesados por una estructura única basada en parileno. Desde entonces no hemos visto mucha evolución en esa tecnología, pero sí en los paneles solares flexibles en general.

En 2018 leímos un artículo en abcnews sobre paneles solares en ropa, pero la eficiencia era tan baja que comentaban que pasarían años antes de llegar al mercado.

En amazon, sin ir más lejos, pueden encontrarse paneles solares flexibles, pero no lo suficiente como para ponerlos en paraguas o en ropa, por lo que el proyecto de Pvilion puede ser algo realmente llamativo en este sector.

Pvilion parece haber acelerado el proceso, pero está claro que dentro de muy poco tiempo veremos decenas de empresas ofreciendo paneles en ropas, generando la electricidad que necesitamos para nuestros wearables.