Una piel artificial capaz de detectar campos magnéticos y ondas de sonido

Montaje con fotos de depositphotos

Investigadores de la Universidad de Connecticut y la Universidad de Toronto están trabajando en una piel artificial llena de sensores que podría detectar un fuerte campo magnético o cambios en la presión, dando poderes “sobrehumanos” al portador.

El artículo con el resultado de la investigación fue publicado en la revista Advanced Materials, y muestra detalles de un grupo de dispositivos electrónicos portátiles inteligentes que son flexibles, extensibles, moldeables y muy semejantes a la piel humana.

El objetivo no es solo imitar la piel humana y sí brindar la posibilidad de detectar campos magnéticos, ondas de sonido y comportamientos anormales, algo muy útil en tareas de eliminación de materiales peligrosos, búsquedas robóticas y misiones de rescate o incluso ayudar con el monitoreo remoto en atención médica. Es posible incluso que consigan devolver a los amputados y víctimas de graves quemaduras un cierto grado de sensación.

Técnicamente hablando, usa un “nanogenerador triboeléctrico multimodal basado en ferrofluido”, un tipo de fluido de nanopartículas de óxido de hierro que puede reaccionar a los campos magnéticos. El tubo está envuelto con alambre de cobre para permitir que las señales eléctricas se envíen a través de él.

Sobre la forma, la piel creada es impermeable y elástica, y podría mantener su forma durante años. Ahora están trabajando en reducir el grosor y el perfil para hacerla más lisa, para que parezca más como una piel humana, así como en conseguir la aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU., para que pueda llegar al mercado en pocos años.

Podéis leer más detalles en digitaltrends.com

Imagen: Montaje con fotos de depositphotos

Juan Diego Polo

Estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en la UPC (Barcelona), trabajando como ingeniero, profesor y analista desde 1998 hasta 2005, cuando decidió emprender creando wwwhatsnew.com.