Wikileaks inicia una serie de nuevas filtraciones de documentos sobre la CIA

Publicado el

WikileaksVault7

Wikileaks inicia hoy la serie Vault 7 en la que se ofrecerá en diferentes partes informaciones procedente de filtraciones de miles de documentos, pertenecientes al periodo entre 2013 y 2016, acerca de las supuestas herramientas que la CIA ha ido desarrollando a través del EDG (Grupo de Desarrollo de Ingenierí­a) para hackear sistemas y dispositivos de todo tipo para recabar las comunicaciones de los usuarios. Para Wikileaks se trata de la mayor publicación de documentos confidenciales sobre la CIA.

La primera parte, que se lanza hoy bajo el nombre de Year Zero, comprende 8.761 documentos y archivos de una red aislada y de alta seguridad ubicada dentro del Centro de Ciberesferencia de la CIA en Langley, Virgina, según señala la plataforma en su comunicado.

En la misma, se detalla que la CIA habí­a perdido recientemente el control acerca del arsenal de hacking que supuestamente poseí­a, incluyendo malware, virus, troyanos, exploits «zero day», y mucho más, ascendiendo a cientos de millones de lí­neas de código que han caí­do en otras manos las cuales tienen ahora en su poder toda la capacidad de hacking de la CIA.

Wikileaks observa que el archivo con estas lí­neas de código se ha distribuido entre antiguos hackers y contratistas del Gobierno de los Estados Unidos de manera no autorizada, del cual uno de ellos ha ido proporcionando parte de dicho archivo a la propia plataforma de publicación de documentos confidenciales.

Este arsenal apuntaba a ser empleado contra productos de compañí­as estadounidenses y europeas, incluyendo teléfonos bajo sistemas Android e iOS, e incluso también televisores inteligentes de Samsung, que actuaban como micrófonos enviando las grabaciones de audio a la CIA. También alcanzaba a sistemas a Windows, Mac OS X, Solaris, Linux, entre otros.

Wikileaks señala que la división de hacking de la CIA tení­a más de 5000 usuarios registrados y desde allí­ se habí­a producido más de mil sistemas de hacking, troyanos, virus y otros programas maliciosos, cuyas lí­neas de código supera a las lí­neas de código que ejecutan Facebook. Se señala que la CIA ha creado su «propia NSA» pero con menos responsabilidades y sin poder justificar públicamente el gasto que supone la duplicación de sus capacidades.

Llama la atención que en el comunicado señalen además que las técnicas desarrolladas por la CIA permitan pasar por alto el cifrado de las redes de WhatsApp, Signal, Telegram, Wiebo, Confide y Cloackman al hackear teléfonos inteligentes para la recopilación del tráfico del audio y mensajes antes de la aplicación del cifrado a las comunicaciones.

Se da la circunstancia de que el propio Assange tení­a previsto anunciar el lanzamiento de su nueva serie ayer a través de una presentación online pero que ha tenido que ser suspendida debido a los ataques que ha recibido su perfil en las funciones de streaming de ví­deo en directo tanto en Facebook como en Periscope.